SEGUINOS

POSADAS

Concejo Deliberante: tiempo de rescatar la institución

Después del estrepitoso fracaso de la gestión de Felisa Gottschalk, producto de una amañada “mayoría” que violentó el resultado electoral, se hace más que necesario rescatar el Concejo Deliberante como institución vecinal, primera célula de un sistema democrático que se pretende transparente y enderezado al bien común. Porque este “armado” del presidente en la sombra, Ricardo Skanata pretendió replicar la nefasta gestión de la Legislatura desarrollada por el hoy senador Luis Viana, en el período 2005-2007. Entonces como ahora, se burló la voluntad popular expresada en las urnas y se pretendió gobernar desplazando a quienes habían sido electos para ello.

En la Cámara de Representantes se conspiró una y otra vez contra la gestión de Carlos Rovira y se lo llegó a dejar sin Presupuesto –como ha ocurrido ahora al gobierno nacional de Cristina Fernández-. Fue entonces, inclusive, cuando se inventó un “interbloque” alianza circunstancial de diputados que llegaron a la Cámara desde diferentes partidos políticos, con los que lograron bancas pero no mayorías.



 



Otro tanto sucedió en el Concejo, con las maniobras del puertista Skanata que inventando igualmente una mayoría inexistente impuso a Gottschalk en la Presidencia –él manejaba entre bambalinas-, maniobrando para interferir no sólo la gestión de Orlando Franco sino también en procura de decidir en cuestiones tan sensibles como la administración del servicio urbano de pasajeros –pretendiendo retrotraerlo al “negocio” de particulares, sujetándolo al arbitrio antojadizo e “interesado” de concejales-. O en manejos dinerarios desmedidos. Como una ampliación presupuestaria de casi 4 millones de pesos, que querían sumar al presupuesto de más de 17 millones aprobado para este año.



 



El interés público quedó sepultado entre tanta manipulación y el Concejo volvió a echar por tierra la imagen que se pretendió reconstruir como caja de resonancia del interés vecinal, ignorando las profundas transformaciones que se producen en Posadas y su proyección en el futuro inmediato. Las viejas prácticas de la política de que da testimonio el ex gobernador Ramón Puerta se replicaban en sus seguidores, mientras que la “nueva generación” que pretendió representar el por entonces macrista Claudio Wipplinger no hizo más que apelar a ellas una y otra vez, en defensa de los intereses comerciales de su familia.



 



Por eso, estos sectores hoy apuntan a dos concejales del Pro, que sí quieren trabajar por la ciudad y han acordado acompañar al bloque oficial en todo aquello en lo que concuerden en procura del bien común. Se opondrán en las cuestiones en las que no coincidan, pero sin atentar contra las instituciones. Mucho menos contra la voluntad popular expresada en las urnas que puso a unos en la oposición y a otros en el gobierno.



 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas