SEGUINOS

POSADAS

Confuso episodio en una estancia del Norte correntino

Una patrulla de Gendarmería e integrantes de la Policía de Misiones acudieron en la noche de este martes a una estancia ubicado en territorio correntino, a unos 500 metros del límite internacional, luego que se escucharan disparos y la esposa del propietario pidiera ayuda por un presunto intento de secuestro o al menos un robo a mano armada. El hecho, por demás confuso, ocurrió en la propiedad de un hombre de apellido Vedoya, quien tiene una gran extensión de tierra que llega hasta el río Paraná. En la costa, los uniformados hallaron una canoa y varias armas largas pero no a los supuestos delincuentes.

Avanzada la noche había varias versiones sobre el mismo hecho. Por un lado, desde la Policía, dijeron que una mujer había llamado al 101 pidiendo ayuda debido a un robo que se estaba produciendo en esos momentos en el casco de la estancia por parte de una banda. Sin embargo, desde Gendarmería indicaron que el dueño del predio les dijo que en realidad su capataz había escuchado disparos en la zona y dio aviso a la fuerza por tratarse de cazadores furtivos. Y los voceros de esa fuerza nacional agregaron en en la costa se halló una canoa a remos con prendas de vestir sucias, algunas armas largas y un carpincho muerto.



La fuerza federal junto con una patrulla de la Policía de Corrientes trabajaban en la zona costera para dar con el grupo que habría irrumpido en el casco de la estancia.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas