SEGUINOS

POSADAS

Conmoción por la trágica muerte del obispo Arenhardt y su canciller Staciuk

“Era el obispo sencillo, cercano”, definía el padre Armando Vera, dando cuenta de la consternación que embargaba a los fieles de la Diócesis, sorprendida en la madrugada de este martes con la información de las muertes, en un choque frontal, del obispo Víctor Arenhardt y su canciller Hugo Staciuk. Ambos regresaban en el auto de Staciuk de los actos de celebración por los 40 años de sacerdocio del obispo Marcelo Martorell, en Iguazú. Los religiosos fallecidos serán velados en la Iglesia Catedral, la de San Antonio, de Oberá. Vera recordaba “la bondad y sencillez del Obispo que había visitado todas las parroquias y hasta las capillas más alejadas de la Diócesis”. Agregó que no obstante es ésta “la Pascua de Arenhardt y Staciuk, estamos conmovidos humanamente. Habíamos hablado con Arenhardt hace poco de lo preparados que debemos estar para morir, pero esto fue muy sorpresivo”.

 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas