SEGUINOS

NACIONALES

Construirán una moderna pista de running que costará 20 millones de pesos en Recoleta

En la Plaza Rubén Darío están edificando un sendero de running elaborado con un material absorbente a los golpes y equipado con un sistema de monitoreo de rendimiento individual. Los vecinos de la zona no están de acuerdo y se mostraron críticos por el “incorrecto” uso del espacio verde.

La Ciudad continúa adelante con la iniciativa de ampliar la oferta y las opciones de espacios para el deporte y la actividad física. Solo en diciembre pasado se inauguraron una pista profesional de atletismo en Parque Chacabuco y un complejo con una pista de skate y dos canchas de hockey en donde se ubicaba el ex Velódromo. Y ahora uno de los próximos estrenos será un moderno circuito de running, en el barrio de Recoleta.

Sobre la vereda que bordea el perímetro de la Plaza Rubén Darío, ubicada junto al Museo de Bellas Artes y frente a la Facultad de Derecho, se está construyendo un sendero para correr que será de uso abierto y gratuito. Ante la falta de clubes deportivos en la zona, se trata de un proyecto que llega para cumplir con una solicitud de una gran masa de vecinos de la zona que habitualmente se reúnen en el lugar para practicar, indicaron a Infobae desde la Comuna 2, presidida por el dirigente del PRO Agustín Fox, quien añadió: "Hicimos reuniones con vecinos y profesores que dan clases ahí, y fue surgiendo la idea de, por un lado cuidar la plaza para que no se siga percudiendo por el uso intensivo que está teniendo, y a la vez incorporar esta infraestructura para que puedan seguir usándola para hacer deporte, pero de manera más ordenada".

Por el momento, la cimentación de la planificación está en fase inicial. La pista tendrá 1,22 metros de ancho, con dos andariveles que estarán sobre la vereda, sin quitar espacio de la plaza y dejando el lugar restante para peatones y ciclistas.

La obra comprenderá un sendero de 1280 metros de largo perimetral alrededor de la plaza elaborado con caucho ligado con poliuretano, un material que proporciona varias ventajas: presenta una resistencia que impide la deformación ante el uso intensivo, asegura una duración prolongada por su espesor y garantiza una protección ante los rayos UV que evita el desgaste del color. Y, lo más importante, amortigua el impacto de la pisada y protege al usuario de posibles lesiones.

Sin embargo, lo más sobresaliente no será el piso absorbente a los golpes, sino la instalación de 19 sensores integrados a un sistema de monitoreo de rendimiento deportivo, que conectados a un tótem digital analizarán el desempeño atlético de los usuarios, calculando el tiempo y la distancia total recorrida, la velocidad y el ritmo de trote de los sujetos. Una propuesta tecnológica y de acceso libre para runners única en la Ciudad.

Esta información será individual para cada corredor: los datos estarán en pulseras -unas 15 mil unidades se entregarán gratuitamente–, que contienen un chip personalizado con las estadísticas. Y también en una aplicación a estrenar próximamente. En concreto, el tótem interactivo permitirá acceder a tutoriales de ejercicios, cercionarse sobre cuidados a la hora de hacer deporte y saber "cuál es el ejercicio que más conviene hacer, durante cuánto tiempo o cuántas calorías poder quemar", apuntaron desde la sede comunal.

Adicional a la pista y al sistema de medición, se sumará un espacio con bancos de hormigón para elongamiento, que se encontrará dentro de los límites de la plaza sobre un solado de césped sintético. El proyecto demandará en total una inversión de 20,640,409 millones de pesos y se planea que el plazo de ejecución culmine en abril. En principio se había estipulado que finalizaría a fines de enero, pero por las demoras en el procedimiento de licitación se retrasó el comienzo de los trabajos y se reprogramaron las fechas. Actualmente, se están realizando tareas de demolición.

La iniciativa surgió como decisión de los vecinos en un sufragio dispuesto en conjunto por la Comuna 2 y Participación Ciudadana. Allí 14.486 votantes eligieron su circuito de entrenamiento preferido: la pista de running ganó con un 38,9 por ciento, mientras que detrás quedaron una serie de canchas de fútbol 5 (34 por ciento) y las postas aeróbicas (27,1 por ciento).

Pese a que se trata de un modelo innovador, al principio el anuncio oficial no fue bien recibido por varios vecinos. "Hay tantas carencias importantes en la Ciudad, en cuestión de salud y educación, por poner solo un ejemplo, que gastar el dinero de nuestros impuestos o generar endeudamiento público por construir una pista de este tipo parece un lujo innecesario. Claro que es algo muy paquete en un barrio muy paquete, pero pido un llamado a la reflexión", reclamó una mujer en Facebook.

"Por favor, no gasten tantos millones en esta pavada. ¿Por qué no ponen ese dinero en cuestiones más necesarias?: cuidado del arbolado, planes culturales, recolección de basura, los hospitales no tienen insumos, las escuelas con problemas estructurales", exclamó otra.

Sumado a ello, en la plataforma Change.org hubo una petición (alcanzó las 7,628 firmas) para que las autoridades desistan del proyecto. El autor, un usuario identificado como Gustavo Gómez, expresó: "Existen en la propia Ciudad de Buenos Aires, áreas geográficas (toda la zona Sur) o reparticiones (hospitales o escuelas) en las que este dinero provocaría impactos mucho más significativos que el de satisfacer a algunos cientos de runners en Recoleta. Pidamos ser prudentes y justos en la asignación de recursos públicos".

Desde la sede comunal, explicaron que "por la ley 1177, hay un artículo específico que dice que las comunas tienen competencia exclusiva sobre la planificación, la ejecución y el control de mantenimiento de espacios verdes". Cada ministerio, cada área de Gobierno, tiene un presupuesto que es destinado a su jurisdicción, siendo responsabilidades que exceden a las obligaciones de la Comuna, aclararon.

Al margen de las críticas, el lugar cuenta habitualmente con una gran concurrencia. Los propietarios cercanos se congregan a diario para ejercitarse y llegan atletas de otros barrios. "Pasan aproximadamente mil corredores por día. La usan también vecinos de Palermo y Retiro", detallaron. La Plaza Rubén Darío (circundada por las avenidas Figueroa Alcorta, Del Libertador, Pueyrredón y la calle Austria) constituye uno de los espacios públicos porteños con mayor actividad deportiva al aire libre. Y desde abril será también un polo runner de última generación.

Fuente: Infobae.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *