SEGUINOS

POSADAS

Continúa “extremo” el índice de peligrosidad de incendios

Para que exista fuego es imprescindible que se encuentren tres elementos: oxigeno, combustible y calor. La conjunción de estos tres factores es suficiente para generar fuego. Dada la fuente de ignición, diversos factores ambientales condicionan la ocurrencia de un foco.

Apagar un incendio se basa en tratar de romper la relación de los elementos de combustión, eliminando uno o más de los factores.


Los bosques y pastizales son ecosisitemas de gran importancia para la vida silvestre, en un incendio se pierden muchas especies tanto de flora como fauna.


Se estima que en Misiones el 95% de los incendio son producidos por el hombre y su actividad. En general están relacionados a descuidos o negligencias en quemas y trabajos en el monte o fogatas.


Los incendios forestales suelen acabar con gran parte de la vegetación del monte que necesita de varios años para recomponerse.


Las especies vegetales leñosas que desaparecen son sustituídas por yuyos y arbustos cambiando totalmente el ecosistema del lugar afectado.


Los animales con menor movilidad son los que sufren en mayor grado las consecuencias de fuego por la imposibilidad de huir de las llamas y el humo


Las aves y mamíferos se desplazaran a otras zonas donde inevitablemente producirán una alteración del equilibrio ecológico


Causas:


Al arrojar una colilla de cigarrillo o fosforo por la ventanilla de vehículo, podemos causar un incendio. La brasa de un cigarrillo oscila entre los 290º y 420º grados centigrados


Una fogata mal apagada puede causar un incendio


Una quema de pastos, ramas y cualquier elemento puede causar un incendio


Hay líquidos que también pueden generar incendios: combustibles derivados del petróleo, alcoholes y sus sub-productos como pinturas, barnices y ceras.


Los gases utilizados en soldaduras o refrigerantes llamados gases industriales poseen alto nivel de volatilidad



SE ENCUENTRA TOTALMENTE PROHIBIDO EL USO DE FUEGO EN TODO EL TERRITORIO PROVINCIAL.


LA LEY XVI  Nº 105 establece que el Ministerio de Ecología podrá autorizar prácticas ígneas de eliminación deresiduos vegetales sólo en aquellos casos en los que la acumulación de residuosprovenientes de desmontes o aprovechamientos sostenibles se transformen en unaamenaza grave de incendio forestal.


El permiso debe ser solicitada al organismo de aplicación por los titulares de planes de manejo y bajo ninguna circunstacia utilizar el fuego como herramienta de trabajo sin supervisión ni autorización.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas