SEGUINOS

POSADAS

Continúan intensificando controles para disminuir índices larvarios de dengue

La secretaria del área municipal de Calidad de Vida, Lilian Tartaglino, dijo en declaraciones a /6d que “estamos trabajando en la educación e información de la comunidad y descacharrización en puntos clave que nos interesa trabajar porque hemos encontrado un aumento de reservorio larvario y esto significa un aumento de la presencia del vector del dengue en nuestra ciudad”.

En este sentido, expresó además que “pedimos autorización a Gendarmería para inspeccionar también el paso fronterizo, zona en la que está involucrado el área de Sanidad y frontera y por supuesto Salud Pública” para seguir redoblando los controles de limpieza.

Consultada la especialista por el aumento de los índices larvarios, sostuvo que el incremento de los índices del vector fue significativo en otoño y primavera. Respecto a ello dijo “tuvimos una primavera fría y seca y los índices se aumentaron significativamente en toda la ciudad. Comenzamos con una situación bastante crítica cuando hicimos el primer LIRAa hace años atrás y esto fue mejorando con el trabajo que hicimos junto a la comunidad pero seguimos viendo que la mayoría de los reservorios son de pequeña magnitud: desde baldes de pintura o baldes con agua, bebederos, plantas con agua y basura en los patios de las casas”.

Remarcó frente a estas situaciones que “la gente lo toma como algo inocente y habitual; sin embargo significa mucho riesgo para ellos y sus vecinos. El mosquito tiene un radio de vuelo de varios metros y esto significa que le puede picar a cualquiera”. Con respecto a las zonas más críticas donde se registra la presencia del Aedes Aegypti, Tartaglino expresó que la situación es, en general, homogénea en toda Posadas; pero hay puntos más críticos donde se da un déficit en la provisión de agua potable, ya que en estos lugares la gente tiene el hábito de llenar baldes para juntar y proveerse del vital líquido sin tener la precaución de tapar los recipientes. De esta manera se transforman en reservorios propicios para el desarrollo del vector.

Ante esto argumentó que si se junta agua en vasijas o receptáculos se debe realizar con cerramientos herméticos o poner telas o lonas rígidas, a modo de tapa, para evitar también que con las lluvias se transformen luego en “piletas” y se desarrolle de esta manera el dengue.

El objetivo de los operativos de descacharrización es para, fundamentalmente, “eliminar reservorios, sobre todo hacemos limpieza en gomerías donde sacamos más de 6.000 cubiertas, más de 1.200 cargas de camiones”. Recordó que cada carga de camión tiene tres y media a cuatro cargas de chatarras y el cementerio es otro lugar donde siempre vamos, eliminamos todo lo que sea inservible y colocamos larvicidas; pero es importante que la gente recurra a las delegaciones, solicite el servicio de descacharrado que es absolutamente gratuito o al Instituto Vigilancia y control de vectores”.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas