SEGUINOS

NACIONALES

Control en fronteras y colaboración en la lucha contra el narcotráfico: el nuevo rol de las Fuerzas Armadas que diseña el Gobierno

image_pdfimage_print

En el despacho de Mauricio Macri aguarda el decreto presidencial que se emitirá en los próximos días y que le dará un giro copernicano al actual rol de las Fuerzas Armadas por un simple motivo: la iniciativa impulsada por el jefe de Estado promoverá un papel más activo del Ejército, la Fuerza Aérea y la Armada en lo que hace a la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo.

 

El decreto que modificará una norma de la era kirchnerista se da luego del discurso por el día del Ejército que emitió ayer Macri donde propuso que las Fuerzas Armadas colaboren con otras áreas del Estado y presten “apoyo” a las fuerzas de seguridad para “cuidar a los argentinos frente a las amenazas y desafíos actuales”.

 

Según consignaron a Infobae fuentes calificadas del gobierno, la normativa que emitirá la Secretaría Legal y Técnica de la Presidencia saldrá este viernes o a más tardar el próximo lunes. Pero más allá de eso, la  norma derogará el decreto 727/2006, por el que Néstor Kirchner reglamentó la ley de Defensa Nacional y estableció que “el sistema de defensa debe orientarse estructural y organizativamente hacia la conjuración de situaciones de agresión externa perpetradas por Fuerzas Armadas de otro Estado”.

 

 

La nueva medida de Macri se contrapone sustancialmente con la idea que tenían los Kirchner del rol de las Fuerzas Armadas.

 

“No se avanzará sobre la ley de Seguridad Interior sino que será una reinterpretación de la ley de Defensa en donde los militares pasarán a tener un rol más activo en su colaboración con las fuerzas de Seguridad”, dijo a Infobae un encumbrado funcionario del gobierno.

 

De esta manera, tanto el Ejército como la Fuerza Aérea y la Armada tendrán tareas concretas de logística, comunicaciones y aviación para acompañar a la Prefectura, la Gendarmería y la Policía Federal en la lucha contra el narcotráfico y en tareas de seguimiento de eventuales grupos terroristas.

 

A la vez, se replegará a la Gendarmería de las fronteras para darle ese rol más activo a las Fuerzas Armadas en el espacio creado como la “zona de seguridad de fronteras” para la lucha contra el narcotráfico, la trata de personas, el terrorismo, el contrabando y otros delitos transnacionales.

 

“Necesitamos Fuerzas Armadas que dediquen mayores esfuerzos en colaboración con otras áreas del Estado, brindando apoyo logístico a las fuerzas de seguridad para cuidar a los argentinos frente a las amenazas y desafíos actuales”, afirmó Macri durante un discurso que ofreció desde el Colegio Militar de la Nación.

 

 

En el acto conmemorativo por los 208 años del Ejército Argentino, el jefe de Estado blanqueó así el debate interno que había trascendido en las últimas semanas respecto de la posibilidad de dotar de nuevas atribuciones a las Fuerzas Armadas para combatir el avance del narcotráfico y el terrorismo, para vigilar recursos naturales estratégicos e incluso para desplegarse en la frontera liberando así a gendarmes de esas funciones.

 

A la vez, por ejemplo en edificios públicos donde actualmente la Gendarmería tiene custodia también ese lugar lo pasará a ocupar el Ejército para que las fuerzas de seguridad estén enfocadas en combatir delitos.

 

A la Fuerza Aérea se le ampliarán las facultades para interceptar aviones aunque no se prevé el derribo de aeronaves aunque violen la ley de seguridad aérea. En tal caso, se les comunicará a las fuerzas de seguridad sobre el accionar delictivo de un avión.

 

Por otra parte, la Armada tendrá un acompañamiento más efectivo de la Prefectura tanto en las aguas del Atlántico como en la Hidrovía, que es el lugar donde el gobierno percibe desde hace tiempo que es donde existe un importante corredor del narcotráfico.

 

En los que respecta a la lucha contra el terrorismo la tarea central se dará en la ciberdefensa. Es decir, aportarán información de inteligencia relacionada con grupos terroristas que intenten ingresar al país. En este sentido, se le pondrá foco a la Triple Frontera donde se han registrado elementos de  grupos presuntamente relacionados con el Hezbollah.

 

En las Fuerzas Armadas fue bien recibida la idea de Macri de darle un rol más protagónico a los militares en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo. Sin embargo, varias fuentes castrenses destacaron ante Infobae que para llevar adelante el decreto presidencial se necesitará de un adicional presupuestario.

 

 

“Hay un cambio de actitud que acompañamos pero vamos a necesitar de más recursos y equipamientos”, dijo un destacado oficial de las Fuerzas Armadas.

 

El Presupuesto militar actual en la Argentina es de unos 100.000 millones de pesos de los cuales el 60% se lo lleva el Ejército y el resto lo comparten entre la Armada y la Fuerza Aérea. Gran parte de este presupuesto se destina a salarios y por ello en las fuerzas creen que para encarar una reforma como la que pretende Macri se necesitarán más fondos.

 

Ayer, en el día del Ejército el jefe del área Claudio Pasqualini, destacó que “si se cambia la normativa podríamos hacer [un mayor refuerzo de las fuerzas de seguridad] con equipamiento y entrenamiento”.

 

Pasqualini admitió que ello llevará  tiempo para poder implementar cambios en las tareas del Ejercito aunque aclaró: “Estamos preparados para muchas tareas”.

 

Por su parte, el general de la Brigada Monte XII de Misiones, Juan Antonio Zamora, dijo ayer que “somos un Ejército que está a disposición de lo que ordene el comandante en jefe de la Fuerzas Armadas, que es el presidente, tenemos en cuenta también que nuestra misión principal es la de contribuir a la defensa nacional”.

A la vez, el general de Brigada detalló al diario El Territorio de Misiones que  “el Ejército siempre está en condiciones, debemos partir de la base de que debe estar el marco legal que nos respalde para esas cuestiones y de equipamiento material”.

 

Por ahora, hay mucha expectativa de parte de las Fuerzas Armadas sobre la iniciativa de Macri y en los organismos de derechos humanos o sectores opositores ya pusieron reparos sobre las consecuencias que este tipo de iniciativas podrían generar.

Fuente: Infobae.

Semanario Seis Páginas
Semanario Seis Páginas 445