SEGUINOS

POSADAS

Cooperativa Azucarera de San Javier, una historia misionera

La creación de la Cooperativa Azucarera de San Javier, a mediados de los ’50 del siglo pasado, comportó un desafío misionerista que permitió el desarrollo de esa ciudad del Alto Uruguay a mayor ritmo que su homónima brasileña y, en sus tiempos de esplendor, permitió que no hubiera desocupación en la zona. Lo recordaba el periodista Emilio Lattes, en el programa Seis Páginas, junto con Jorge Kurrle. Explicaba que un decidido propulsor fue Lyautey Edison Lenuzza, quien presidió la entidad y también fue titular del ex Banco de la Provincia de Misiones. Lo curioso es que por años la Cooperativa funcionó con un ingenio ingresado desde Brasil de contrabando porque la Aduana argentina impedía la entrada de la maquinaria.

Gobernaba entonces Misiones César Napoleón Auyrault y era la presidencia de Arturo Frondizi. “Dejame el Presidente a mí, vos ocupate de la Cooperativa”, dicen que le dijo Ayrault a Frondizi y el ingenio cruzó el río. Una resolución misionerista, apuntaba Lattes para quien esta actividad tiene amplio potencial de desarrollo también por sus derivados como la alconafta. Hacía notar que en plena época privatizadora en los ’90 promovida por el ex gobernador Ramón Puerta, “la cooperativa se salvó por la expropiación que llevó adelante el recientemente fallecido Julio Alberto Ifrán”.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas