SEGUINOS

POSADAS

Corredores del transporte urbano que tienen escasos semáforos

Se trata de las calles Buenos Aires –de ingreso al centro de Posadas- y Rivadavia –de salida-.  A primeras horas de la mañana vehículos de todo tipo se suman a los colectivos de distintas líneas urbanas y periurbanas –de Garupá y Candelaria, inclusive-. Y lo hacen a alta velocidad sin que medie un semáforo o un control desde la avenida Mitre hasta la calle Córdoba. La esquina más peligrosa es la de Buenos Aires y Salta, porque la amplitud de la segunda parece favorecer la velocidad.  Son habituales, en consecuencia, los choques en esa esquina.

Otro tanto ocurre con Rivadavia, en cuyo caso el pronunciado desnivel desde Córdoba hasta Tucumán, pasando por Salta, favorece las altas velocidades de autos y colectivos. Hace prácticamente un año que no funciona el semáforo de Salta y Rivadavia.

Y el accidente ocurrido el viernes último en la intersección de Entre Ríos volvió a renovar el pedido de los vecinos por semáforos. Ocurre que Entre Ríos es también un corredor urbano y a esa altura los que circulan por Rivadavia -el último semáforo del trayecto hasta Mitre está ubicado en San Martín-  ya vienen bajando a una muy alta velocidad.

Descargar Semanario Seis Páginas