SEGUINOS

POSADAS

Crecen las incautaciones de droga y las detenciones por narcotráfico

(EXCLUSIVO).-En los primeros cuatro meses del año se decomisaron más de 24.000 kilos de marihuana y se detuvo a 119 personas por transportar o introducir la droga en el país. Los jefes de los cárteles, la deuda pendiente de la Justicia Federal y las fuerzas.



Que Misiones es la puerta de acceso a la Argentina de la marihuana que se produce en Paraguay no es ninguna novedad. Pero sí resulta sorprendente que las organizaciones dedicadas al narcotráfico mueven cargamentos cada vez más voluminosos, como el decomisado el jueves el Bonpland, cuando dos hombres abandonaron sobre la ruta 4 un camión con 6.381 kilos de marihuana.




En los primeros cuatro meses de 2008 se incautaron más de 24 mil kilos de ese alucinógeno, una cifra que equivale a casi el 50 por ciento de lo decomisado en todo el año 2007. El ránking lo encabeza Gendarmería Nacional con más de 17.000 kilogramos en más de un centenar de procedimientos y 106 personas detenidas y puestas a disposición de la Justicia Federal. Prefectura, en tanto, realizó 22 procedimientos con trece personas detenidas y casi 5.500 kilos de marihuana secuestrada.




De mantenerse la tendencia que se registró en el primer cuatrimestre, a fines de 2008 las fuerzas de seguridad que operan en Misiones habrán sacado de circulación unos 70.000 kilos de marihuana, lo cual equivale un incremento superior al 30 por ciento con respecto a 2007.



La cifra toma una dimensión mucho mayor si se tiene en cuenta que los cálculos más optimistas señalan que las fuerzas de seguridad sólo decomisan el 10 por ciento de toda la droga que pasa por esta provincia.




La Justicia Federal, en tanto, parece conformarse por momentos con condenar a los “perejiles”, léase choferes, bolseros o boteros encargados de traer la droga desde Paraguay a través del río Paraná.




Hasta ahora sólo se logró llegar hasta la cabeza de dos organizaciones dedicadas al tráfico de marihuana a través de Misiones, lo cual demuestra un alto grado de ineficiencia de los encargados de perseguir este tipo de delitos.




Ernesto Azarkevich

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *