SEGUINOS

POSADAS

Crecimiento de poblaciones en el Norte y el Centro de Misiones, no en el Sur

El reciente Censo 2010 y los datos comparativos con los que lo precedieron hablan de una orientación del crecimiento que ha privilegiado a las regiones del Norte como Iguazú y Eldorado y del Centro, tales los casos de Guaraní y Oberá, en detrimento de la zona Sur que parece haberse estancado. Claro que los indicadores de los últimos 10 años, difieren de la migración interna experimentada en los 90 cuando se expulsaba población rural hacia las grandes ciudades en busca de mitigar la exclusión. Ahora se han abierto procesos de crecimiento inclusivo que plantean otras posibilidades y demandarán seguramente análisis en torno del papel que deberá jugar el Estado para potenciar recursos y perspectivas de desarrollo. Lo publica el Semanario /6p en su edición Nº 85

Porque llama la atención que los mayores aumentos se dieran en Iguazú y Eldorado en el Norte y Guaraní y Oberá en el Centro, mientras que, en menor medida creció San Pedro, por ejemplo. Y Posadas de haber crecido en un 30% en la década del 90 descendió a menos de un 20% en la década del 2000.


Comportamiento que se repite en los otros dos grandes centros urbanos: en Eldorado en los ’90 el incremento de población fue de 12 mil almas y en la del 2000 de 11 mil. En Oberá, 12 y 11 mil respectivamente.


Por eso lo sucedido en Iguazú es llamativo porque allí en los ’90 se sumaron 11 mil nuevos pobladores y en los 2000, 15 mil más. Claro que, en este caso, se verifica un crecimiento casi exponencial del turismo que tiene a las Cataratas del Iguazú como principal centro de interés. Más aún, la política que se instrumentó aquí no dio los mismos frutos en San Ignacio, el otro centro tradicional de interés para el visitante. Porque en los ’90 creció en 9 mil personas más y en toda la década del nuevo siglo en apenas 2 mil personas. Por lo tanto si esta interpretación es correcta, urge corrección de políticas para una mayor promoción, si bien es cierto que en el último año hubo un aumento significativo de visitantes de la mano del nuevo espectáculo de luz y sonido.


Además habrá una bisagra que hará un antes y un después con la habilitación del parque temático de Santa Ana que moviliza toda esta zona del sur provincial. Una vuelta de tuerca si se quiere, que aporta novedosos atractivos, con revalorización paisajística al recuperar el Cerro de Santa Ana como centro de interés.


 


En el caso del Nordeste misionero, el crecimiento poblacional del departamento de San Pedro si bien dista de aquellos otros, evidencia un despegue que tiene que ver con el recupero del oriente provincial, tradicionalmente abandonado.  Es posible que este movimiento tenga que ver con políticas agrarias de diversificación. En cambio, para San Javier queda mucho por hacer. El incremento poblacional es mínimo, muy a pesar de la expansión económica. Es más en esa zona del Alto Uruguay se evidencia una necesidad de reactivación frente al languidecer de sus poblaciones. Y en esa zona está proyectada nada menos que la nueva Garabí de dos cierres. Es decir Panambí-Garabí.


 


Otro interrogante está planteado en el Sur:  Apóstoles creció en los ’90 a razón de 10 mil habitantes pero en el 2000 apenas con 4 mil personas. Concepción de la Sierra se limitó a centenares: 800 en los ’90 y 500 en el 2000. Habrá que ver cuáles son las causas de este crecimiento menor, aunque ciertamente la construcción de una nueva represa que podría suponer una inversión de 1,5 millón de dólares en infraestructura y la disponibilidad de 800 megavatios de energía.


(www.seispaginas.com o Semanario Seis Páginas edificio Nº 85)


 


 


 


 


 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *