SEGUINOS

POSADAS

Crecimiento versus distribución en educación

La provincia de Misiones comienza, este 2012, un nuevo ciclo económico cargado de esperanzas y expectativas sostenidas por los niveles de transformación económica que la llevaron a ser una de las destacadas en la República Argentina. Sin embargo, también afronta la necesidad de resolver las asimetrías sociales, es decir bajos y desequilibrados ingresos de sus trabajadores (pobreza), subempleo y bajos niveles de educación; además de situaciones estructurales como la distribución ordenada de la energía. Se analiza en la edición Nº 111 del Semanario /6p, en una nota de opinión de la licenciada Virginia Martínez

La provincia de Misiones comienza, este 2012, un nuevo ciclo económico cargado de esperanzas y expectativas sostenidas por los niveles de transformación económica que la llevaron a ser una de las destacadas en la República Argentina. Sin embargo, también afronta la necesidad de resolver las asimetrías sociales, es decir  bajos  y desequilibrados ingresos de sus trabajadores (pobreza), subempleo y bajos niveles de educación; además de situaciones estructurales como la distribución ordenada de la energía. Las perspectivas son positivas y lo que se espera ahora es conocer los resultados, a mediano plazo, de la política económica del modelo.



El dinamismo que logró la provincia, que se ubicó quinta en la tabla de las que más exportaron en el último año, se debe al resultado de políticas apuntadas al crecimiento de los diferentes eslabones productivos. Los sectores más dinámicos durante 2010 fueron la construcción y el turismo y la producción de alimentos. Pero esa mejora no es voluntaria y espontánea, sino de una política deliberada, aún cuando se arrastran  dificultades emergentes de todo lo que no se hizo en modelos políticos-institucionales anteriores del 2003 como ser,  la conexión energética que aún no llega a cada rincón de nuestro territorio –menos aún si pensamos en las problemáticas de las cooperativas eléctricas o en la necesidad de contar con un suministro constante para abastecer a la industria-. Aunque sí se puede decir que se trata de una problemática que está siendo abordada y se aguardan resultados al respecto.



De la observación de las estadísticas (proporcionadas por el Ministerio del Interior) vemos que la mejora no es pareja y hay sectores rezagados con una menor evolución que otros.



  Para el tercer trimestre del 2010 la tasa de actividad provincial es del 39 %, la tasa de empleo del 39,7 y la desocupación alcanza el 5,0; mientras que en la media nacional la tasa de actividad es del 44,7. Técnicamente la tasa de desocupación, estaría en su nivel de tasa natural pero nos inclinamos a pensar que presenta inconsistencias en términos de subocupación y de economía informal cercana al 35%. Podemos aclarar que la tasa de desocupación se mide entre la población desocupada y la población económicamente activa, cosa que Misiones tiene casi un 70 % de jóvenes, explicándose allí los altos niveles de subempleo y bajos ingresos que existen en la actualidad.















































MISIONES



TASA  DE EMPLEO



% DESOCUPACION



% SUBOCUPACION



2009 (3er trimestre)



37,5



4,3



6,7



2010



39,7



5,0



5,2



2011



38,3



3,0



7,4



 



Por eso, la cuestión económica y  social pasa a ser primordial en los desafíos gubernamentales venideros y está apoyado en la necesidad de promover el desarrollo económico mediante una etapa de industrialización inédita  sustentada en el desarrollo de una cuenca mandioquera que proveerá de materia prima a las fabricas de producción de almidón destacando que el volumen de producción de raíces se triplicó en 2011 , la industrialización de stevia que requiere la incorporación de importante número de productores al esquema productivo, y el proyecto de industrialización de productos de madera , viviendas y muebles bajo la órbita del estado provincial. Se trata de apuntalar la política de ingresos provinciales.



 



 



Por otra parte se advierte la necesidad de mejorar y elevar la cultura y los niveles de la educación poblacional. Si bien aún no se encuentran los datos del censo 2010 (en cuanto a los niveles de la educación formal); como lo he dicho en un artículo anterior, tenemos una población importante de jóvenes (que pisa el 70 % del total) pero con quejas actuales del empresariado en cuanto a la preparación de los mismos para ocupar puestos en la producción, en fábricas, servicios u otros rubros. 



Se puede decir que la teoría económica no es suficiente para hablar de crecimiento  y, quien les escribe, sin ser una especialista en crecimiento, sino simplemente una profesora de economía; da cuenta que implica algo más que el Producto Bruto Interno (PBI) porque eso solo sería insuficiente al brindarnos una idea falsa de prosperidad  sin llegar a abordar la situación en las condiciones de vida.



Volviendo al sector productivo, siempre es importante la radicación de inversiones por sus efectos multiplicadores sobre la producción y el empleo; pero acercando más el objetivo hay que analizar quienes se verán favorecidos, quienes serán los ganadores y perdedores de la inversión.  Por ejemplo que una de las principales empresas forestales, Alto Paraná, realizará inversiones en la industria manufacturera es un dato importante de repasar  pero eso no asegura que se mejoren los ingresos de todos los eslabones de la cadena productiva que utiliza para abastecerse. 



Misiones es el caso de una provincia con gran crecimiento macroeconómico pero con importante desigualdad social, es decir la correlación entre crecimiento y desigualdad social es relativa; es que en el fondo pesa el alto grado de concentración económica donde dicen que el 45 % de la producción es generada por el 3 % de las empresas.



En base a lo expuesto, creo que el Gobierno tiene en claro esto y a qué sector se debe atender, pero se enfrenta a la existencia de subempleo, indigencia como pobreza; lo cual también marca que el ciclo 2003 a 2011 es muy corto para lograr las transformaciones que se desean. Pero sin embargo hay que insistir en esta premisa que intento expresar y es la necesidad de profundizar las políticas de empleo como también las apuntadas a evitar las desigualdades sociales.



Para la economía el estado de bienestar que se sigue debe ser actualizado porque  en lo  laboral existen rubros más rezagados que otros y es más, la calificación laboral está afectada por el nivel de educación, entonces el núcleo duro al que se tiene que hacer hincapié es la educación pensada estratégicamente para poder insertar a los jóvenes al mercado laboral. Pensemos en un 70 % de jóvenes, en los niveles de distribución de los ingresos, los niveles de subempleo y las quejas del empresariado por no contar con mano de obra calificada; allí es donde veo la gran oportunidad de solucionar los problemas internos y saber si el mismo  Estado provincial está preparado para afrontarlo.



Lic. Virginia Martinez



www.mundomacro.com.ar



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas