SEGUINOS

POSADAS

Crimen de Castelli: se cae la coartada de Menocchio

Porque las personas que presentó como testigos lo habrían visto el día del asesinato del hacendado Manuel Roseo y su cuñada Nélida Bartolomé, en Posadas, lejos de la escena del crimen dijeron que no recordaban el día que lo vieron al detenido Luis Raúl “Gusano” Menocchio, mientras que otros señalaron lisa y llanamente que no estaban en la ciudad. Así trascendió de las diligencias judiciales que se vienen realizando en forma conjunta entre las Policías de Chaco y misiones y las respectivas Justicias. Inclusive trascendió que se halló en el departamento de Menocchio de Corrientes se encontró una peluca de mujer similar a la que se vio usar a uno de los sicarios asesinos de los ancianos terratenientes. Es más hubo un hombre vestido de mujer, dijeron testigos convocados por la fiscal chaqueña Juana Rosalía Nis.

También de fuentes de la investigación precisaron que el 27 de diciembre del año pasado, se concretó la venta de terrenos de Roseo en la escribanía Torres, de Posadas, allanada por la Justicia. El hacendado chaqueño presentó su DNI y Menocchio dos testigos. En esa oportunidad, el “Gusano” entregó 34 millones de dólares por tierras de Roseo y el 6 de enero, cuando se lo vio en Castelli y se fotografió con Roseo, los 6 millones restantes de una inversión de 40 millones.



 



En tanto, la Fiscal chaqueña abrió otra instancia de la investigación ordenando la búsqueda de los integrantes de la banda que asesinó a Roseo también en Paraguay, país al que habría huido varios de sus integrantes. Se estima que integrarían esta banda delictiva entre 5 y 6 personas.



 



Pero también ordenó el rastro de las comunicaciones telefónicas que mantuvo Menocchio con Nélida Cuellar, una chaqueña que dice haber tenido dos hijos con Roseo y reclama la herencia.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas