SEGUINOS

POLICIALES

Crimen de la comerciante: dicen que hay otro sospechoso que la policía todavía no encuentra

El doctor José Luis Rey, ahora abogado defensor de Jorge De Jesús ex esposo y detenido bajo acusación de haber dado muerte a la comerciante Ramona Giménez Gauto, dijo que había aconsejado al imputado que se abstuviera de declarar porque “todavía no están los informes definitivos, ni de la autopsia ni de criminalística y queremos tener un conocimiento minucioso de la causa para aportar las pruebas que correspondan”. Pero además Rey dijo que “hay un ausente, al que queremos que se lo traiga a la causa, porque de conversaciones que mantuvimos con familiares y el mismo imputado estaría escondido y podrían perderse los indicios que lo vinculan con el hecho. La policía no lo ha podido localizar todavía”, comentó.


Por lo demás, consideró “apresurado” el haber calificado a la investigación policial como “exitosa, porque todavía no se han incorporado elementos de prueba. Nosotros hemos sido prudentes esperando que estén los informes, porque el dibujo en la frente de la víctima que se correspondería con la plantilla de la zapatilla del imputado no dice nada por sí sola si no hay una multiplicidad de indicios”.


 


Rey confirmó que es la primera causa que acepta desde su destitución como juez de Instrucción para señalar que lo hacía “arrastrado por amigos, que me han planteado el volver a litigar”. En tanto y en lo que concierne a la causa de las escuchas ilegales indicó que continúa trabajando con su abogado defensor Ernesto Paredes con quien hicieron un planteo de fijación de audiencia para comparecer con pruebas que puedan sostener la alegación de inocencia presentada. En cambio dijo que el policía involucrado en la causa estaba realmente involucrado, insistiendo que tanto él como el juez Horacio Gallardo “los instrumentados” y consideró que sería “lamentable” que ésta se constituya en una de esas causas en las que nunca se llega a juicio.


 


Por otra parte, Rey consideró que no se debe emitir juicio anticipado sobre el tema debido a que se tendría que esperar a que comiencen a incorporarse los demás elementos de prueba y más aún esperar la defensa del imputado para que pueda acreditar alguna circunstancia que modifique la situación.


 


Además, adelantó que hay una figura ausente que “esperamos que la investigación lo pueda traer a la causa”, indicó. En este sentido, comentó que poseen la hipótesis de que “en función de las conversaciones mantenidas con la familia del imputado y con él, esta persona podría tener vinculación directa con el hecho”. Y observó que hasta el momento “aparentemente” la policía todavía no pudo localizarla.


 


En este marco, sostuvo que le preocupa que esta persona pueda permanecer oculta, evitando ser aprehendida a fin de que no se puedan evidenciar las improntas que pudieron haber quedado en el cuerpo después de haber mantenido la eventual confrontación física con la víctima. “Son hipótesis que hay que elaborarlas, yo no me puedo quedar con un solo aspecto de la cuestión”, apuntó


 


“Las pruebas son endebles”


 


Rey sostuvo que aún no fueron incorporadas al expediente pericias importantes ni el resultado de la autopsia, motivo por el cual decidió que su cliente se abstuviera durante la indagatoria del sábado.


 


Consideró que la situación de su defendido no es tan complicada. “El cuadro inicial que tenemos es bastante endeble en cuanto a las pruebas y vamos a trabajar para desvirtuar esas pruebas que se mencionaron por los medios”.


Rey, que hasta el pasado 20 de abril fue juez de Instrucción precisamente en el Juzgado donde ahora le toca litigar, afirmó que “el día del hecho mi cliente estuvo en su casa y hay varios testigos que lo pueden corroborar”. Y agregó que “quien conducía la camioneta que aparece en las imágenes de las cámaras de seguridad era su hijo”.



Para el abogado “una de las pruebas que tenemos a favor es que “De Jesús no tiene ninguna lesión y está claro que la víctima arañó al agresor al defenderse”. Precisamente, ese material fue colectado por los médicos forenses y será utilizado para un examen de ADN.


 


Al referirse a la prueba de mayor peso que ya está incorporada al expediente, una huella de la zapatilla del imputado en el rostro de la víctima, sostuvo que “no es determinante porque muchas personas pueden tener esa misma zapatilla y no por eso van a ser procesados por el homicidio”.


 


El letrado indicó que “en el expediente hay una serie de informes periciales preliminares, por eso vamos a esperar que se incorpore el resultado de la autopsia y otras pruebas realizadas para luego decidir si pedimos una ampliación de indagatoria.


 


De Jesús está acusado de haber matado a golpes a su ex esposa en el departamento que ésta ocupaba en la calle Colón casi Bolívar, en pleno microcentro. El hecho ocurrió el pasado 29 de mayo en horas de la tarde y causó una gran conmoción.


 


 


 



 


 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas