SEGUINOS

POSADAS

Crimen de la comerciante: este sábado indagan al ex marido

Este sábado, el juez de Instrucción Miguel Ángel Faría tiene previsto indagar a Jorge De Jesús por el delito de homicidio calificado por el vínculo, que prevé la pena única de prisión perpetua. El hombre está acusado de haber asesinado a golpes a su ex esposa, Ramona Mercedes Giménez Gauto, de 37 años, en su departamento de la calle Colón casi Bolívar, en pleno microcentro de Posadas. Fuentes judiciales dijeron que la Policía ultima los detalles para elevar el sumario al magistrado. Harán peritajes sobre una remera del sospechoso.

Según trascendió, en las últimas horas surgieron indicios que indicarían que el móvil del crimen tendría un trasfondo monetario. La víctima se habría opuesto en varias oportunidades a la venta de algunos de los bienes conyugales, situación que habría generado un profundo enojo en De Jesús.



Pese a que estaban separados desde hace unos cuatro años, Giménez Gauto y De Jesús seguían adelante con la sociedad comercial en una panadería de la calle Sarmiento casi San Lorenzo y en un minimercado de la avenida Cabred y calle Herrera.



En la noche de este jueves, la Policía allanó los locales y también la vivienda particular del imputado. Allí se secuestró el chip de un teléfono celular y también una remera a rayas que ahora será sometida a pericias. Es que una persona relató haber visto esa tarde a un hombre con remera rayada que estuvo en las inmediaciones del edificio donde vivía la mujer.



Giménez Gauto fue asesinada a golpes en la tarde del sábado pasado cuando se encontraba sola en su departamento del tercer piso del edificio ubicado en la calle Colón casi Bolívar. El último contacto lo tuvo con su ahijado, cerca de las 16.00.



La mujer fue sorprendida en su habitación, cuando miraba televisión. Al enfrentarse con el asesino, alcanzó a arrancarle algunos cabellos, que ahora están conservados para un posible análisis de ADN.



Giménez Gauto fue asesinada a golpes, señalaron los médicos forenses. Precisamente, la principal prueba que compromete a De Jesús es una huella de su zapatilla que quedó marcada sobre el rostro de la víctima. No se descarta que haya sido producto del impacto de una patada voladora, ya que el imputado tenía conocimientos de artes marciales.



Una pericia permitió establecer que esa huella coincidía plenamente con la de las zapatillas que ese día calzaba el hombre que ahora está tras las rejas.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas