SEGUINOS

REGIONALES

Crimen ritual en Brasil: dichos de testigo y pistas llevan a los investigadores hacia Corrientes

El macabro asesinato de un niño y una niña (aún no identificados) en el extremo Sur de Brasil puso la mira de los investigadores en la región mesopotámica, especialmente hacia la provincia vecina. “Hay elementos que apuntan a que son argentinos”, dijo Fabio Motta Lopes, director del Departamento de la Policía Metropolitana (DPM) de Porto Alegre. 

El doble homicidio reúne las características de un crimen ritual de culto cometido por una secta destructiva, como el caso Ramoncito, ocurrido en 2006 en Mercedes.

 Un despacho de la agencia Télam informó que la pesquisa cuenta con cuatro detenidos, entre ellos uno llamado “Brujo”, y hay tres prófugos: uno de ellos de nacionalidad argentina. Al respecto, el juez de Ejecuciones Criminales Regional de Novo Hamburgo, Carlos Fernando Noschang Júnior, dijo a una radio que el sospechoso está sindicado como quien pudo haber aportado las víctimas para el sacrificio.

"Templo de adoración"

El 4 de septiembre de 2017 los cadáveres despedazados de un nene de 8 o 9 años y una nena de 10 a 12 fueron hallados en un basural del barrio Lomba Grande de Novo Hamburgo. Las partes humanas (a excepción de las cabezas, que hasta el momento no fueron halladas) habían sido dejadas en tres bolsas de residuos y una caja de cartón. Según el cable, el delegado Motta Lopes contó que se trató de un “ritual macabro” y que, entre otros elementos, llegaron a Silvio Fernando Rodríguez conocido como “Brujo”” y a los demás sospechosos a partir de “informaciones anónimas.

El magistrado Noschang Júnior aseveró por su parte que a partir de esas testimoniales se llegó a un local llamado Templo de Lucifer donde -se conjetura- el personaje se contactaba con los otros sospechosos, entre ellos, un empresario local que también está detenido. Éste -según la pesquisa- habría pagado 25.000 reales (147.750 pesos).

El avance de la investigación permitió identificar a otros componentes de la secta, entre ellos, un hombre de nacionalidad argentina. Además se llegó a la conclusión de que las víctimas son extranjeras ya que las fuerzas federales de Brasil no reportaron la desaparición de dos niños en el tiempo investigado y sus perfiles genéticos no están en los bancos de ADN que existen en el país. Motta Lopes afirmó que este sospechoso sería discípulo del Brujo y se consideró prematuro decir que él y las víctimas son de Corrientes.

La prudencia de Motta Lopes difiere de la de otro delegado de la Policía Civil Brasilera, Moacir Fermino, quien en declaraciones periodísticas dijo: La hipótesis es que las víctimas fueron cambiadas por un camión robado en Brasil y llevado a Corrientes, donde se cree que los niños vivían. Y acotó que el sospechoso argentino “tiene relaciones en Corrientes y también en Misiones.

Los bancos de datos argentinos están siendo revisados para ver si dan con los ADN de los niños encontrados. Los oficios ya fueron enviados a autoridades del país vecino y también se verificará si el argentino tiene parentesco con los hermanos, puntualizó en una conferencia. (Norte Corrientes)

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *