SEGUINOS

EDITORIAL

Cuando se responde a necesidades, los reconocimientos llegan

Suele decirse que la política es el arte de lo posible. Un pragmatismo que, sin embargo, no siempre fue bien entendido. Pero cuando el gobernante busca formas, caminos, en procura de un objetivo superior, el bien común, es muy posible que acierte en la decisión y más temprano que tarde reciba el reconocimiento no sólo de aquellos a los que la acción gubernamental estaba dirigida, sino también sea vista por otros actores de la vida social.

Es al menos lo que acaba de ocurrir con la decisión adoptada por el gobernador Hugo Passalacqua cuando haciéndose eco del generalizado reclamo por el alto impacto del aumento tarifario decidido por Nación – que se tradujo por imperio de variables que deben aplicarse a nivel provincial por transporte y distribución de la energía, en facturaciones muy altas- instruyó normativas a la empresa Electricidad de Misiones sociedad anónima, de modo de amortiguar el incremento. Reducciones, quitas y financiación comportaron un mix destinado a hacer posible el pago de un servicio que en Misiones es esencial: la energía eléctrica. Tanto para la vida de las personas, como para las actividades comerciales y económicas; producción e industria.

El primer reconocimiento al gesto dado provino de la misma Mesa Interinstitucional que se conformó para encontrar una salida a lo que parecía una encrucijada y afectaba al conjunto social, aunque lógicamente con mayor crudeza a los sectores más vulnerables. En un segundo momento, de la Confederación de la Mediana Empresa (Came), que no dudó en señalar: “Misiones: ejemplo a seguir por la reducción de las tarifas eléctricas”. En este caso observando el beneficio para las pymes que conlleva la decisión. Sin dejar de hacer notar “el esfuerzo económico que afrontará el Estado provincial se adoptó priorizando el aspecto social con la intención de reducir al mínimo posible el alto impacto que genera el último incremento tarifario en los usuarios, sobre todo en las Pymes a las que les afecta de lleno sobre los costos de producción y muchas veces hacen inviable a las actividades.

Porque Came sabe muy bien –y lo dice- que “la tarifa eléctrica que paga el usuario final se compone de tres ítems: precio de la energía al por mayor (que lo establece el gobierno nacional); Valor Agregado de Distribución (VAD) y los impuestos. El único de esos tres componentes de la tarifa eléctrica que se define y puede modificarse en las provincias es el VAD, que contempla los costos de transformación, distribución de la energía, mantenimiento de las líneas y administración de la empresa prestadora”.

Días antes se conocía por un informe privado que Misiones figuraba en el segundo lugar –detrás de Salta- entre las Provincias que más compensaciones extras había recibido en función del Pacto Fiscal acordado con la Nación. La ganancia fue de 110,9 millones de pesos y significó una magnitud del orden del 5,8%.

No terminaron allí las buenas nuevas, Misiones también lideró la recuperación económica del Nordeste al alcanzar un 3,9 %, siendo superior al promedio nacional en medio punto. Las razones hay que buscarlas en las mismas soluciones propias ideadas: la estimulación de los emprendimientos privados a través del Fondo de Crédito Misiones, la promoción del consumo local mediante el programa provincial Ahora Misiones, emulado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came) por su gran impacto positivo, la inversión pública provincial que aumentó 41% en el año 2017 respecto al año anterior, y que constituye un gran dinamizador de la economía.

Claro que entonces la semana finalizó con acuerdos de aumentos salariales: 15,5% para empleados estatales y docentes. Otro paso adelante. Temprano.

Descargar Semanario Seis Páginas