SEGUINOS

POSADAS

Cuando una obra es exitosa quieren subirse a la foto

Acaba de suceder. La inauguración de la monumental Villa Cultural que corona la Costanera movilizó nuevamente a los posadeños, que como habían hecho con anteriores tramos, se adueñaron silenciosamente del paseo. Con una masiva presencia y una gran alegría traducida en las espontáneas declaraciones de los vecinos que ya el día anterior se habían acercado a “espiar” cómo había quedado esa extensa avenida sobre el río Paraná.



Entonces sus detractores que reconocen en el ex gobernador y ex presidente Ramón Puerta a uno de sus principales ideólogos, salieron a querer colgarse de la foto. Porque hasta ese momento los voceros del ahora diputado nacional habían asegurado que se venía una catástrofe porque la presa tenía una supuesta grieta que iba a empujar agua del Paraná nada menos que hasta el Obelisco. El disparate no era el único. También el aumento de la cota por imperio de la crecida del río traía mayores mosquitos portadores de enfermedades. Especie también señalada como falaz por las investigaciones llevadas a cabo por expertos nacionales –doctor Salomón- junto a profesores de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de Misiones.




 



La falta de sustento de esas especies hizo que a poco de disparadas mediáticamente zozobraran en el olvido. Inclusive los mismos impulsores como Puerta –que hasta pidió una comisión de “seguimiento” en Diputados- intentaron sepultar las falacias. Viendo la enorme aceptación de la gente, la moderna concepción arquitectónica de un espléndido paseo que recupera la ex estación de trenes, que despliega una enorme plaza para desfiles y será escenario de la Estudiantina con capacidad para 10 mil personas, dejaron las críticas y se pusieron el traje intentando salir en  la foto.



 



Con seriedad, uno de los voceros decía que la Costanera comenzó en la gestión de gobernador de Puerta, afirmando que “no todo es de la Renovación”. Palabras más, palabras menos, lo mismo que declaraba –eso sí vía telefónica, porque siempre está en Buenos Aires- el mismísimo legislador.



 



“Nunca dije que no hubiera comenzado en su gestión pero no lo menciono porque, en realidad, él nunca estuvo de acuerdo con la obra”, señala el director ejecutivo de la Entidad Binacional Yacyretá, Oscar Thomas. Y revela la historia secreta de una de las obras más anheladas y queridas de los posadeños: Carlos Rovira era el intendente de Posadas y Santiago Ros el ministro de Obras Públicas y volviendo decepcionados de una reunión con él, señalaron que no le interesaba la Costanera, “quiere usar la plata para otra cosa”. Fue entonces que ambos se comprometieron a “hacer algo” para sacar la obra adelante y se diseñó la rotondita. Hasta en su gestión se destruyó la secretaría de Planificación “porque Puerta consideraba que planificar desde el Estado, era comunista”.



 



Más aún “cuando se iba a licitar la obra no se presentó, dijo que no le interesaba porque era muy cara y que sólo iba a destinar 10 millones de pesos. Era la misma época en la que quería privatizar Yacyretá y Corpus, hasta que por una interna con (Julio) Humada decidió no apoyar las represas y presentar un proyecto de ley para que no se usen los ríos Paraná, Iguazú, Uruguay desde Entre Ríos hacia arriba. Ese es Ramón Puerta, concluye.



 



Pero claro el lunes quería estar en la foto. Y a pesar de la minimización que se pretendió de la inauguración con descalificaciones tales como “ahora hacen inauguraciones a lo largo del día, con transporte gratis, para un acto político (sic)”. En realidad hubo sí unos pocos carteles de militantes de la Renovación –cuyo retiro se pidió inclusive  para no mezclar lo partidario con lo gubernativo- pero sólo en el brevísimo acto inaugural. Allí únicamente habló Thomas, a pesar de que presidía el gobernador Maurice Closs y estaba presente también Carlos Rovira. Bendijo el obispo Juan Martínez y se descubrieron placas institucionales. No habrá durado ni 30 minutos. Claro que hubo una foto: Rovira, Thomas, Closs, en ese momento. Pero desde la mañana y hasta la noche, miles de personas –posadeños, misioneros provenientes de otras ciudades de la provincia y turistas- recorrieron a pie este nuevo Paseo Cultural. Unas 100 mil personas fueron adueñándose de la Villa Cultural. Para desconsuelo de algunos.



 



 



 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas