SEGUINOS

POSADAS

Cuatro chicos murieron ahogados en Irigoyen

Cuatro chicos que tenían entre seis y once años murieron ahogados en una especie de laguna que se formó en el cauce del río Pepirí Guazú, a 200 metros del centro de frontera de Bernardo de Irigoyen, en la frontera con Brasil. Los chicos, todos integrantes de familias muy humildes, habían llegado hasta el curso de agua que hace de límite internacional para aplacar el intenso calor de la tarde de este martes.

Cerca de las 19.30, la Comisaría de Irigoyen fue alertada sobre la desaparición de un persona en el cauce de dicho arroyo, pero al llegar se encontraron con Bomberos de Dionisio Cerqueira que buscaban a cuatro menores de edad que habían desaparecido de la superficie en una especie de laguna artificial formada al costado del cauce del arroyo.




Con el paso de los minutos y ante la desesperación de los familiares de las víctimas, uno a uno fueron rescatados los cuerpos en una zona donde el agua tenía poco más de un metro y medio de profundidad.




Voceros de la Policía de Misiones identificaron a las víctimas como Tatiana Marisel Sosa (9) y su hermano Lautaro Fabián Sosa (6), oriundos del barrio Cuatro Hermanos; y los hermanos Angélica Gabriela Monzón (7) y Beatriz Monzón (11), quienes residían en el barrio Evita.




Los cuatro chicos provenían de familias muy humildes y era habitual verlos en inmediaciones del centro de frontera cuidando autos o pidiendo monedas a los turistas que viajan hacia las playas brasileñas.




Los cuatro cadáveres rescatados del agua fueron llevados a una Morgue Judicial del vecino país, donde este miércoles serán sometidos a una autopsia y luego se hará la entrega a los familiares.




Según trascendió, desde la Municipalidad de Irigoyen buscaban agilizar los trámites en el vecino país para la restitución de los cuerpos para su velatorio e inhumación.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas