SEGUINOS

INTERNACIONALES

Cuba: murió una de las sobrevivientes de la tragedia aérea

La joven cubana Grettel Landrove, 23 años, es la última fallecida de entre los pasajeros del Boeing 737 que se estrelló, con 113 personas a bordo, el viernes en La Habana tras perder súbitamente el control al poco de despegar del aeropuerto José Martí. El número de fallecidos asciende a 111. Dos mujeres permanecen hospitalizadas en estado de extrema gravedad.

Landrove, que vivía en La Habana pero era de Holguín, la ciudad a la que se dirigía el vuelo, a unos 700 kilómetros de la capital, se encontraba ingresada desde el día del accidente con pronóstico muy grave. 100 de las víctimas mortales son cubanas y 11 de otras nacionalidades. Entre los muertos se cuentan siete mexicanos, los seis miembros de la tripulación y una pasajera cuya identidad aún no ha sido revelada, una pareja de turistas argentinos de 60 años de edad, Óscar Hugo Almaras y Dora Beatriz Cifuentes, y dos hombres saharauis.

El avión, fabricado en 1979, estaba alquilado por la compañía estatal Cubana de Aviación a la firma mexicana Global Air, propietaria de Aerolíneas Damojh, una empresa fundada en Guadalajara en 1990. Con una flota de tres aviones y 24 años de experiencia en el ramo del transporte aéreo ejecutivo y comercial, opera vuelos chárter nacionales e internacionales en México, el Caribe, Centroamérica y Sudamérica.

Aerolínea suspendida

El Gobierno cubano inició el sábado una investigación que se prevé “un proceso de esclarecimiento complejo”. Una de las cajas negras dela avión fue recuperada “en buenas condiciones” según el ministerio de Trabajo de Cuba. Paralelamente, México también ha comenzado su investigación. La Dirección General de Aeronáutica Civil ha anunciado este lunes en un comunicado la decisión de suspender temporalmente las operaciones de Globar Air “en tanto se lleva a cabo la verificación”.

 

Global Air será sometida a una “verificación extraordinaria mayor” con el objetivo de comprobar si la empresa cumple con todas las normativas requeridas y para “recopilar información” sobre el accidente.La compañía propietaria, Aerolíneas Damojh, había superado la última verificación anual en noviembre de 2017 y dispone de un certificado explorador de servicios aéreos vigente hasta el 20 de enero de 2020. Pero ya había sido suspendida en dos ocasiones durante los últimos ocho años.

 

El 4 de noviembre de 2010, una aeronave de la compañía tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en la ciudad mexicana de Puerto Vallarta por una falla técnica, lo que supuso una suspensión de actividades para la aerolínea entre noviembre y diciembre de ese año.

 

Una aeronave de la empresa volvió a ser suspendida entre octubre de 2013 y enero de 2014 a raíz de la demanda realizada por el expiloto Marco Aurelio Hernández, que denunció irregularidades técnicas en el funcionamiento del aparato. Herández afirmó el sábado al diario Milenio que durante un viaje se le prohibió volar en Chile por las deficiencias del avión: “Te regresas porque esta basura no va a volar en este país”, afirma el expiloto que le espetaron. Global Air no ha realizado de momento ningún comentario desde el viernes.

Fuente: El País.

Descargar Semanario Seis Páginas