SEGUINOS

POSADAS

Dan dinero a la madre del niño fallecido para hacer denuncia

Rosa Acosta la madre del pequeño Héctor Rafael Díaz de 2 años, que falleció víctima de la parálisis cerebral que lo aquejaba desde su nacimiento, admitió en una entrevista radial haber recibido 300 pesos del concejal Ricardo Skanata para llevar adelante el recurso legal de amparo que pretendía obtener.

En breves declaraciones a Ariel Sayas de “Mañana de Express”, de la emisora FM Express, le dijo que habían recurrido a este concejal para que “tomara la responsabilidad en la causa como abogado, porque yo no tenía medios para hacer nada”. Fue entonces cuando admitió que el mencionado Skanata “me dio dinero para que pudiera moverme, trasladarme en colectivo, para moverme en todo lo que yo podía hacer”, para agregar que se trató de un total de “300 pesos”.


 


El caso del pequeño Díaz fue presentado justamente por el sector opositor proveniente del puertismo como una víctima de “hambre” y evidencia del “fracaso” del programa Hambre Cero. A través de un medio local y otro nacional, su caso fue presentado como “un niño misionero muere de hambre”, obviando toda referencia a su verdadera historia clínica, su precaria salud, circunstancia que tampoco se le advierte a la madre.


 


Una mujer de 31 años, madre de otros 7 hijos –uno de ellos una niña discapacitada-. La situación real de esa familia se conoce recién cuando las autoridades dan una conferencia de prensa. La vicegobernadora Sandra Giménez que se pone en el lugar de la madre y dice entender su dolor frente a la muerte de un hijo, anunciando que seguirán asistiéndola desde el Estado; el ministro de Salud Pública José Guccione que da cuenta de la real situación de salud del pequeño; el ministro de Derechos Humanos, Edmundo Soria Vieta corroborando la precariedad de los niños que padecen parálisis cerebral. La continuidad del programa Hambre Cero sin inconvenientes ratificada por el titular de desarrollo Social, Joaquín Losada.


 


Más allá de estas precisiones oficiales, llamó la atención que a la atribulada madre no le resultara ajeno el nombre del concejal Skanata que se inmiscuyó en el programa Hambre Cero no para ayudar, de hecho no se hizo cargo de su ahijada, sino para usarlo como trampolín político. Porque a partir de su padrinazgo denunció penalmente al Gobierno por la pequeña volviendo a dar infundados cuadros de salud; desmentidos en la historia clínica. Contra Canal 6 y Jorge Kurrle, envidioso tal vez de la evolución de la ahijada del Programa y ahora esta otra denuncia penal.


 


Para él, evidentemente entonces,  los dramas de los más pequeños e indefensos sólo son palancas para buscar mezquinos réditos partidarios.


 


 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas