SEGUINOS

EDITORIAL

Decisiones nacionales que no tienen en cuenta las demandas provinciales

La semana que acaba de finalizar trajo el desencanto final: la Nación finalizará el Gasoducto del NEA excluyendo a Corrientes y Misiones del proyecto. Con lo que Misiones se consagrará como la única Provincia de todo el país, que no cuenta con gas natural. Y si a esto se le suman las versiones de la prensa correntina que retoman el proyecto original de Garabí excluyendo la posibilidad de los dos cierres para evitar estragos en la Tierra Colorada, el panorama se vuelve sombrío.

Porque mientras por un lado se le cercena definitivamente la posibilidad de acceder a una energía mucho más barata y echa por tierra todas las expectativas de provisión de gas realizadas tanto en el último gran barrio de viviendas como Itaembé Guazú, como los proyectos de distribución en el interior de la Provincia que se iban a encomendar a Miscoopgas, la cooperativa de cooperativas de gas.

Por el otro, parece que también se desoirán las demandas de Misiones en pos de un proyecto como Garabí XXI que iba a impedir la inundación de miles y miles de hectáreas de éste y del otro lado del limítrofe río Uruguay, al tiempo que se impediría la desaparición de uno de los grandes atractivos misioneros: los Saltos del Moconá (saltu Yucuma, en Brasil). Y la afectación de los parques provinciales Yabebirí, en Misiones y Parque do Torvo, Rio Grande do Sul, Brasil.

Asemeja una estrangulación a modo de pinzas: sin gas por el Oeste y sin hidroelectricidad por el Este. Qué pretende la Nación? Difícil saberlo. Lo que sí se intuye en este periodo pos Paso, que hay un pronunciado autoritarismo de parte del gobierno central, al punto de no haber hecho los suficientes anuncios, ni muchos menos explicado las razones de estas determinaciones.

Lo único que pudo saberse a través de informaciones periodísticas que casi pasaron inadvertidas, que la Nación le ponía punto final al sueño del Gasoducto del Nordeste largamente acariciado por Misiones. Al tiempo que en cuanto a Garabí, pudo saberse que en una reciente reunión de las autoridades municipales de las comunas que se encuentran en la zona de afectación en Corrientes, con autoridades provinciales y nacionales, se informó que en diciembre venidero habría “novedades” en cuanto a la construcción de la hidroeléctrica.

Ambos hechos no hacen más que preocupar a Misiones. Al tiempo que otro problema no termina de aventarse: el reclamo por el Fondo del Conurbano Bonaerense. La gobernadora María Eugenia Vidal, al día siguiente de la elección del domingo 13, le dijo a la prensa que ése era un compromiso de su gestión que llevaría adelante “sin importar cuál fueran en definitiva el resultado electoral” de los comicios de medio término, incluido octubre.

La posición de Misiones es que sea el Congreso de la Nación quien dirima la cuestión y no la Suprema Corte de Justicia, por cuanto se trata de una cuestión de índole política y no judicial. Misiones como sus pares gobernadas por el peronismo, se opone a una distribución que mejore la participación de Buenos Aires a expensas de las demás provincias. Sencillamente porque para Misiones significaría nada menos que perder 3 mil millones de pesos por año –equivalente a dos meses de masa salarial-.

En las elecciones del domingo 13, el Frente Renovador de la Concordia posicionó a sus legisladores nacionales con el 40,39% de los votos. Y parece evidente que su misionerismo deberá estar presente más que nunca en el Congreso de la Nación, visto que se están afectando los legítimos intereses de la Provincia.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas