SEGUINOS

POSADAS

Dejando huellas: “El caso Raimond me impactó y marcó mi carrera”

image_pdfimage_print

El neurocirujano infantil Mario Armando Barrera habló con C6Digital y remarcó que “el caso de Raimond fue especial por todo lo que lo rodeó y lo que significó. Generó un efecto en mí. Siempre se habla de cómo impacta el médico en su paciente, pero nunca se da importancia en cómo ellos influyen en nosotros”. En ese sentido, dijo que “el caso me tocó en un momento donde estaba maduro profesionalmente y por eso fue tan importante”.

El pequeño Raimond nació con encefalocele lo cual hizo que “su cerebro se forme fuera del cráneo mientras estaba en la panza de su mamá, nosotros logramos con una cirugía solucionar el problema. Se hicieron muchas cosas nuevas, fue todo un desafío y todo salió bien. Ahora el camina y habla y eso me llena de orgullo”, explicó Barrera.

Recalcó que el festejo del primer año del niño en Maternidad “fue muy importante. Su historia dejó una huella en mi vida. Me ayudó a entender que los médicos somos un instrumento para ayudar a las familias que tienen a alguien con problemas. No se trata sólo de salvar vidas, también hay que acompañar y contener”.

“La ciencia es hecho y la religión es lo que uno cree, pero me demostró la mamá de Raimond una fe tremenda. Ella nunca se preguntó por qué le tocaba pasar por eso. Entendió que su hijo vino al mundo con un sentido y una misión para todos nosotros”, señaló.

Barrera comentó que en Maternidad todos conocen la historia y lo han adoptado casi como un hijo. “A él y todos los pacientes los tengo en el corazón aunque a veces no me acuerde del nombre de todos. Uno cala hondo en la vida de ellos pero a su vez, dejan una huella en todos los profesionales de la medicina que los atendemos. A pesar de las dificultades, siempre se puede hacer algo”, detalló.