SEGUINOS

POSADAS

Demanda de derechos políticos para la ciudadanía mercosureña

Un repaso por las declaraciones de las dieciocho comisiones muestra un auge de los derechos políticos en las demandas de las organizaciones sociales. Los derechos sociales, siempre al tope, secundan ahora el pedido de mayores espacios de participación política. El respeto a la diversidad y la universalización de los servicios públicos, comunes denominadores en todos los grupos de trabajo. Nota del Semanario /6p en su edición Nº 129

El reconocimiento de la multiculturalidad y el espaldarazo a la integración social fueron los dos ejes principales en torno a los cuales giraron las discusiones desarrolladas en el marco una nueva edición de la Cumbre Social del Mercosur, celebrada en Asunción los pasados días 28 y 29 de junio de 2011.



La mejor síntesis quizá se encuentre en la declaración elaborada por la Comisión de Pensamiento Latinoamericano, donde no sólo se subraya que “La identidad no es contradictoria con la integración” sino que, por el contrario, “el reconocimiento de nuestra diversidad pluricultural debe galvanizar una identidad superadora que nos enriquecerá y nos distinguirá entre los pueblos del mundo”.



Las comisiones de Salud, Educación y Discapacidad pusieron particular énfasis en la necesidad de un mayor protagonismo de las instituciones públicas a nivel regional, para mejorar, en estrecha colaboración con las organizaciones sociales, la calidad de vida de la ciudadanía mercosureña. Así, los integrantes de la Comisión de Salud resaltaron la necesaria implicación del Parlamento en el control y la regulación de la cadena de comercialización de medicamentos en la región. De la misma forma, la Comisión de Educación reclamó llevar a cabo un debate a nivel del Mercosur y de la Unasur para reducir las asimetrías educacionales entre los Estados partes.



La acción de las autoridades públicas también fue mencionada por la activa Comisión de Discapacidad, que en su documento final abogó por incluir en la tan ansiada reforma institucional la transformación del actual Grupo de Trabajo sobre Discapacidad -dependiente del Grupo del Mercado Común (GMC)- en una Comisión Permanente, de manera que esta temática tenga una presencia orgánica más fuerte en el bloque. De igual forma, la Comisión de Género y Diversidad también abogó por un cambio institucional que, entre otras cosas, cumpla con la elección por voto directo de los representantes en el Parlamento del Mercosur con un criterio de equidad de género en las listas.



La inclusión social con especial énfasis en los más vulnerables también estuvo muy presente en el trabajo de las comisiones, aunque con debates muy similares a los ocurridos en cumbres anteriores. Así, se reiteró la reivindicación de garantizar los derechos humanos y sociales de varias categorías de población, más específicamente en lo que hace a la universalidad de los servicios de salud y educación. En este sentido, la Comisión de Género retomó con fuerza en su declaración el reclamo de garantizar el derecho al aborto “para aquellos casos no punibles previstos por ley” así como el de sancionar “una ley de aborto libre y gratuito en todos los países miembros del bloque”.



También en miras a la universalidad del servicio, las comisiones de Afrodescendientes y de Discapacidad insistieron en la necesidad de llevar a cabo censos simultáneos en los cuatro países, imprescindibles a la hora de llevar políticas públicas eficientes para las poblaciones beneficiarias de dichos servicios. La Comisión de Afrodescendientes propuso realizar el “Primer Diagnóstico sociocultural de la población afrodescendiente y africana del Mercosur”, elaborado por organizaciones sociales referentes en la temática. También de cara a la coordinación regional de políticas públicas, el pedido de acceso universal a la cultura, el deporte y la recreación resultó casi unánime.



A diferencia de las anteriores diez Cumbres Sociales, en Asunción adquirieron una fuerte presencia los derechos políticos, en particular con respecto a la integración a la vida política de categorías tradicionalmente marginadas en este campo: los migrantes, los pueblos originarios y los jóvenes. De ahí que la Comisión de Migrantes reclamara su derecho al voto y a ser elegibles, o que la Comisión de Pueblos Originarios demandara una ley de cupo con el fin de “propiciar la participación indígena en los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial”. La Comisión de Juventud, en tanto, enfatizó la necesidad de abrir los espacios de participación formales y no formales a los jóvenes.



La Cumbre también debatió acerca de los medios necesarios para luchar contra la exclusión social. Las comisiones de Comunicación y Tecnologías Sociales pusieron énfasis en la importancia de los medios de comunicación y la tecnología –en particular el software libre– como herramientas de inclusión social. Con el fin de alcanzar mayor pluralidad de las voces, ambas reclamaron evitar los monopolios y ponderaron la relevancia de los medios comunitarios como vectores de una mayor democratización informacional. La comisión de Comunicación propuso reservar “en el ámbito del Mercosur la frecuencia 530 […] para emisoras gestionadas por organismos de derechos humanos”, a imagen y semejanza de la frecuencia que ya ocupa la radio AM 530 de Argentina, perteneciente a la Asociación Madres de la Plaza de Mayo.



La Comisión de Tecnología Social recomendó a los Estados parte del Mercosur la utilización de software libre en la administración pública, así como la universalización de la televisión digital, en especial en los sectores de menores recursos mediante la implementación de planes concretos de financiación y asistencia en la compra de dispositivos receptores. La universalización de la banda ancha, con el particular objetivo de luchar contra la brecha digital también fue demandada tanto por la comisión de Tecnología Social como de Comunicación. Para efectivizar las políticas en dichas áreas, se abogó por una institucionalización de éstas en el bloque con la creación de un Instituto de Tecnología Social del Mercosur que sería responsable de la evaluación y el seguimiento de los proyectos. Además, ambas comisiones reclamaron favorecer la producción de contenidos que promuevan la integración regional.



Cécile Durant, Boletín Somos Mercosur



(www.seispaginas.com)




 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas