SEGUINOS

POSADAS

Dengue: presencia del mosquito en Posadas disminuyó un 50 por ciento respecto al 2010

Con el último control realizado en Posadas sobre la presencia del mosquito transmisor del dengue, se ha detectado que su actividad se redujo hasta un 50 por ciento mediante el monitoreo llevado a cabo por la Secretaría de Calidad de Vida municipal, con el Levantamiento Rápido de Aedes Aegypti. Esta tarea se realizó por cuarta vez en la ciudad capital. Entre hogares y baldíos se trabajó en más de 7 mil puntos de Posadas, ilustraron a /n6.

Posadas, pionera en este programa que lo repite estacionalmente, lleva varias etapas realizadas de éste muestreo, que reveló que si bien el Aedes aegypti esta presente en toda la ciudad, su porcentaje ha disminuido a la mitad de los valores registrados en el primer relevamiento durante el verano pasado. Lo cual se debe a la insistencia en las tareas del instituto municipal de vigilancia y control vectorial con las delegaciones y saneamiento ambiental.




La primera de éstas etapas se realizó en el verano anterior, mientras que la segunda se efectivizó en otoño. Sin embargo, en el invierno que particularmente fue muy seco y frío se interrumpió dadas las concisiones de dicha estación, para retomar nuevamente el trabajo durante la primavera.


 


En el verano que transcurre, cuyos trabajos comenzaron el 7 de diciembre, se redujo notablemente la presencia del vector como consecuencia del crudo invierno y aunque fuera previsible un aumento de la presencia del mosquito por las lluvias, se registró una reducción del 50% respecto del año anterior.




Cabe señalar que el Dengue no tiene vacuna y lo más importante para combatirla es la prevención. Además, es una enfermedad viral, transmitida de una persona enferma a otra sana a través de la picadura de un mosquito. Ése Mosquito, Aedes Aegypti, introducido en América, es una especie diseminada por el hombre por medio del transporte de sus adultos, huevos, larvas o ninfas en barcos, aviones y transportes terrestres.




El mosquito tiene una afinidad particular por el hombre y vive en ambientes domésticos, con radicación de criaderos en la vivienda o su peridomicilio –en los alrededores-, donde se crían en depósitos de agua, ubicados en objetos o construcciones, como neumáticos, baterías viejas, recipientes de todo tipo, botellas, floreros y piletas, entre otros.




Su desarrollo requiere restos orgánicos (Ej. hojas) en el agua y con temperaturas de 25 a 29ºC y en 7 a 10 días llegan a ser adultos. Resisten temperaturas bajas de hasta 10°C y elevadas de hasta 44 o 46°C.




Las hembras son las que se alimentan de sangre y transmiten el virus, pican preferentemente de día, lo que hace difícil la protección con repelentes durante prolongadas horas.



La prevención requiere información clara y trasparente respecto a situaciones de riesgo regional, eliminación de reservorios en forma mancomunada entre los vecinos y el municipio, como así el uso de repelentes autorizados, insecticidas ambientales y la consulta precoz ante cuadros febriles superiores a los 38 grados.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas