SEGUINOS

POSADAS

Desbaratan banda que “blanqueaba” en Misiones dinero del narcotráfico

El Juzgado Federal de Paso de los Libres procesó a seis personas, entre ellas dos mujeres, por blanquear dinero proveniente de la venta de estupefacientes. Entre los procesados se encuentra una mujer que montó en el acceso a Candelaria un colegio privado.



Una investigación que comenzó hace tres años con una denuncia anónima en la Justicia Federal de Corrientes permitió desbaratar una organización que se dedicaba a inyectar en actividades lícitas dinero proveniente del narcotráfico. En caso de ser condenados podrían recibir penas de entre cinco y diez años de prisión.



 


La investigación comenzó en el año 2005 cuando llegó al Juzgado Federal de Paso de los Libres una denuncia anónima que indicaba que “Tito” Villalba estaba remitiendo grandes cantidades de droga hacia Entre Ríos y con el dinero adquiría propiedades e incluso un auto de carrera. La droga provenía de Paraguay e ingresaba a través de Misiones. En general la enviaban -según la denuncia- a través de rutas provinciales correntinas, por la zona de Pellegrini, evitando así los principales controles de Gendarmería. De acuerdo con ese anónimo, los “narcos” enviaban dos vehículos como punta de lanza para alertar sobre cualquier control imprevisto. A los integrantes de la Policía Caminera correntina los “arreglaban” con sumas de dinero que no trascendieron.



 


El fiscal Benito Antonio Pont decidió iniciar una investigación preliminar y así pudo establecer que “Tito” era Jorge Antonio Villalba, de 37 años, encargado de un prostíbulo ubicado en el acceso a la ciudad. A los investigadores les llamó la atención que se movilizara en varios automóviles y en un primer momento sospecharon que en realidad reclutaba jóvenes para ejercer la prostitución.



 


El hombre tendría testaferros en Misiones, Santo Tomé, Yapeyú y Paso de los Libres, aunque la Justicia todavía no pudo establecer sus identidades.


El hombre se movilizaba en cuatro vehículos distintos y tenía una relación muy fluida con Pedro Norberto Sánchez, de 42 años, conocido por los alias de “Beto”, “Nene” y “Comandante”, quien tendría testaferros en Misiones y distintas localidades de Corrientes.



 


Sánchez estaba en pareja con Aubria Galeano, alias “Aubri”, quien fue detenida en Posadas el pasado 13 de mayo. La mujer tenía un Pegueot 206, un Fiat 147, 40.000 pesos, casi 7.000 dólares, costosos equipos electrónicos y en Candelaria había construido una escuela privada, blanqueando de esa manera dinero que, se sospecha, proviene del narcotráfico.



En el expediente también fueron procesados Ever Sergio Gabriel Sisi, alias “Tula”, de 36 años; el agente de la Policía de Seguridad Aeroportuaria José Luís Gallinari, alias Gallo” y la esposa de Villalba, Rosana Estela Rodríguez, alias “Rosi”.



 


Sisi trabaja en el prostíbulo de Sánchez y se pudo establecer que todas las semanas viajaba a Posadas, presumiblemente para traer dinero a Galeano.


A través de Migraciones se pudo establecer que varios de los nombrados tienen reiterados viajes a Uruguay, Chile, Brasil y Paraguay, de donde provendría la droga. Se sospecha que la banda tenía ramificaciones en Posadas, Riachuelo (Corrientes) y Santo Tomé y la droga era enviada a Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba en camiones y micros. Además, algunas cargas eran remitidas a los países antes mencionados.



 


La Justicia ordenó una serie de escuchas telefónicas y juntó 3.294 fojas antes de ordenar la instrucción formal de la causa, que derivó en la detención de los seis sospechosos entre el 12 y 13 de mayo pasado en allanamientos simultáneos. Todos los detenidos se negaron a declarar.



 


Los imputados se vieron en problemas para justificar la adquisición de lanchas, coches, propiedades, electrodomésticos y costosos muebles. Gallinari, además, operaba como prestamista y en su poder se hallaron varios pagarés firmados a su nombre; y al allanar su vivienda los investigadores hallaron un verdadero arsenal y gran cantidad de municiones.



 


A cada uno de los imputados el Juzgado les trabó embargos por 100.000 pesos y les dictó la prisión preventiva, lo cual implica que permanecerán tras las rejas al menos hasta que se realice el juicio oral.


Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas