SEGUINOS

POSADAS

Descubren en la yerba mate nueva calidad antioxidan​te: protege a los glóbulos rojos

Comenzar el día con un mate y una buena noticia, si es referida a la familia mejor, es una de las mejores maneras de encarar la lucha diaria. Y si hay que apelar a los medios, lo bueno permite en este caso una celebración doble. Al mate le descubrieron en EE.UU más propiedades beneficiosas, que se suman a la provisión de potasio y de magnesio, con absorción del ácido láctico que se acumula en los músculos cansados. Lo nuevo refuerza su aporte antioxidante, que ya se conocía en parte. La novedad fue divulgada por la revista Phytotherapy Research.

En la publicación se indica que el mate previene la ruptura de los glóbulos rojos, en el proceso denominado estrés oxidativo. Claudia Anesini, investigadora independiente del Conicet en el Instituto de Química y Metabolismo del Fármaco (Iquimefa), dijo que la yerba matea “contiene polifenoles que tienen acción antioxidante”.




El estrés oxidativo está asociado a enfermedades como la diabetes, Alzheimer, Parkinson y el síndrome metabólico. Estos son factores que aumenta la posibilidad de padecer males cardiovasculares.



Además de todo lo mencionado arriba, el mate hace bien porque, según descubrieron investigadores argentinos del Conicet, el alto contenido de compuestos antioxidantes de la yerba evita la pérdida de los glóbulos rojos de la sangre. El estudio fue publicado en la revista estadounidense Phytotherapy Research, y sostiene que la yerba prevendría la ruptura de los glóbulos rojos en el proceso conocido como estrés oxidativo.



Claudia Anesini, investigadora independiente del Conicet en el Instituto de Química y Metabolismo del Fármaco (Iquimefa), explicó que “la yerba mate contiene polifenoles que tienen acción antioxidante”. Esos compuestos previenen que ciertas formas de oxígeno, como los radicales libres, destruyan la membrana de los glóbulos rojos.



Esa situación ocurre frecuentemente durante un proceso conocido como estrés oxidativo, donde los radicales libres producidos por el organismo superan su capacidad de eliminarlos. Anesini –una de las firmantes del estudio, junto a los investigadores Ignacio Peralta, Laura Cogoi y Rosana Filip– precisó que “una persona sometida a estrés oxidativo puede entrar en una situación de anemia por hemólisis (rotura) de los glóbulos rojos. El mate sería entonces un factor que ayuda a prevenirlo”.



El estrés oxidativo está asociado al desarrollo o exacerbación de ciertas enfermedades, como diabetes, Alzheimer, Parkinson y el síndrome metabólico, un conjunto de factores –como obesidad, hipertensión y niveles elevados de colesterol y lípidos en sangre, entre otros– que aumentan la posibilidad de padecer enfermedades cardiovasculares o diabetes. 



Rosana Filip, también investigadora en el Iquimefa, reiteró que “un gran número de patologías están asociadas al estrés oxidativo”. La especialista estimó que “con tomar casi un litro diario de mate se ayudaría a prevenir” la ruptura de los glóbulos rojos. Hay que tener en cuenta que Argentina es el segundo consumidor mundial de yerba, con un promedio de 6,2 kilos por año por habitantes (la punta, previsiblemente, se la lleva Uruguay, con 9,4 kilos).



La investigación de Anesini y Filip no se agotó allí. Además de los efectos sobre los glóbulos rojos, el equipo trabajó sobre la acción de la yerba mate en glándulas salivales de ratas. Anesini explicó que “la yerba modula la liberación de enzimas antioxidantes, que contribuiría a controlar el número de microorganismos bucales y el nivel de peróxido que producen”.
Entre los beneficiosos aportes del mate se encuentran el potasio, vital para el buen funcionamiento del corazón, el magnesio, fundamental para el sistema nervioso central y el rendimiento intelectual. Actúa además como reductor del colestoral, reduciendo su absorción en el intestino, y como antioxidante -lo que ya se conocía- pero preservando los glóbulos rojos, según el hallazgo del Conicet.



Rosana Filip, investigadora en el Iquimefa y una de las autoras del estudio, reiteró que “un gran número de patologías están asociadas al estrés oxidativo”.



La especialista estimó que “con tomar casi un litro diario de mate se ayudaría a prevenir” la ruptura de los glóbulos rojos. Pero además de sus efectos sobre los glóbulos rojos, el equipo trabajó sobre la acción de la yerba mate en glándulas salivales de ratas. Anesini explicó que “la yerba modula la liberación de enzimas antioxidantes, que contribuiría a controlar la cantidad de microorganismos bucales y el nivel de peróxido que producen”.
“Esto es importante en enfermedades como la diabetes, que cursa con mucho estrés oxidativo o patologías bucales como la periodontitis”, aseguró.



Durante la investigación también descubrieron que no es lo mismo consumir la hoja de yerba cuando está verde que después de su procesamiento industrial.
Filip señaló que “en algunos modelos in vitro observamos que la hoja verde tenía mayor actividad antioxidante, aunque aún hay que investigar que ocurre en el organismo humano”.



Destacó que “también es necesario investigar cómo las sustancias resultantes del metabolismo de la YERBA actúan a nivel de la expresión de determinados genes y su posible impacto en diferentes patologías como Alzheimer, Parkinson, diabetes”.



 



(Por Patricio Downes, para /n6)



 



 



 



 



 



 



 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas