SEGUINOS

EDITORIAL

Desde el presente comenzar a responder las demandas del futuro

De la mano del proyecto de Presupuesto para el año próximo, se hicieron públicas cuestiones que tienen que ver con el talón de Aquiles de Misiones en lo que concierne a su crecimiento: la deficiente distribución de energía principalmente en el Noreste provincial. Se hizo saber de un ambicioso plan energético cuyo objetivo sería extender la línea de 500 KV que llega desde Yacyretá hasta San Isidro, en Posadas, hasta Fracrán, en el departamento Guaraní.

La propuesta resulta particularmente llamativa, porque está contemplada desde la propia realidad, con créditos de fomento internacionales, a los que hoy se puede aspirar porque la Provincia encaró un serio pro0grama de desendeudamiento. Así se supo que hay tratativas encaminadas con el Banco de Comercio Exterior de China y Bancos de la Unión Europea.

Misiones ha insistido en la necesidad de autofinanciarse, apelando a los propios recursos, y únicamente abrió la puerta a la perspectiva crediticia en el caso de que los recursos estuvieran destinados a inversiones necesarias. Y éste sería el caso precisamente: resolver en modo definitivo el serio problema energético, que ya en anteriores gestiones comenzó a resolverse con nuevas líneas y nuevos transformadores.

Pero es sabido que las industrias actuales y las que pudieran proyectarse requieren de más energía, mejores líneas de distribución, mayor potencia. Y esto se hace notar en las zonas más industrializadas del Norte recostado sobre el río Paraná, mientras que la situación es crítica en el Oriente misionero. Son conocidas las dificultades de aserraderos, los dilemas que se presentan a cooperativas productoras de lácteos y hasta el fracaso de la inversión planeada por un ex diputado y ex intendente de General Alvear.

Hace falta un impulso mayor al que se pudo dar hasta ahora. Y ahora se está en condiciones de hacerlo porque se pueden enfrentar los desafíos con recursos. Misiones está desendeudada y puede asumir compromisos. Pero aún hay más. En principio se piensa que al ser necesarias garantías soberanas, las regalías de Yacyretá pueden cumplir con ese cometido. La Nación adeuda estos recursos y éstos serían la moneda de cambio necesaria para el ambicioso proyecto de infraestructura.

“La demanda de energía que registra Misiones equivale al conjunto de las demandas de sus pares del Nordeste: Formosa, Chaco, Corrientes”, definía el gobernador Hugo Passalacqua, cuando ante periodistas porteños, hacía notar que el misionerismo sustentado por la fuerza política en el gobierno provincial, tiene que ver con una concepción de un nuevo federalismo: el federalismo siglo XXI.

Ello a propósito de que si se considera sólo lo recaudado en concepto de IVA, la Nación se lleva de Misiones 7.500 millones de pesos y regresa apenas 2.500 millones. Y el secretario de Energía, Sergio Lanziani al hacer una proyección del crecimiento estimó que la generación de recursos llegaría a los 9.300 millones en el 2050. Estimó además que mientras en la actualidad la de Misiones es la octava economía del país, en 10 años más, llegará a ser la sexta.

El funcionario tuvo en cuenta la demanda, el crecimiento poblacional, la necesidad de desarrollarse para contener a todos los habitantes de este territorio. Sin dejar de mencionar que Misiones fue excluida del Gasoducto y debe actuar con la mayor celeridad que le sea posible para enfrentar estos requerimientos.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *