SEGUINOS

POSADAS

Desesperado intento de dos imputados por desvincularse de un caso de trata

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Posadas retomó este lunes el juicio oral y público que se sigue a un bonaerense y a una mujer acusados del delito de trata de personas. Tras escuchar a los testigos, los imputados rompieron el silencio y utilizaron distintos argumentos para tratar de desvincularse de una segura acusación por parte de la fiscal Lilian Barboza. A media mañana, declararon dos hombres que habían presenciado el allanamiento que la Policía Federal realizó en el bar que Mario Arriola (59) regenteaba en la localidad bonaerense de Pablo Podestá.

En definitiva, no aportaron detalles de relevancia para el caso. Además, lo hizo una vecina del imputado, que por todos los medios buscó beneficiarlo y presentarlo como un vecino ejemplar.



Precisamente fue Arriola el primero en pedir para declarar ante el Tribunal y se mostró dispuesto a contestar todas las preguntas. El hombre juró que “nunca me dediqué a la trata” y dijo que en todo momento sólo buscó ayudar a la coimputada, Estela Martínez (38) y a sus hijas. “Con Fany (la hija mayor de Martínez, de 15 años) me encariñé y creo que me enamoré. Quise que abandonara el mundo de las drogas. En Puerto Iguazú ella se drogaba y era lesbiana”, aseguró, pero en otro tramo de su declaración dijo que la chica “tenía muchos novios” y que con uno de ellos llegó a convivir.




Arriola, que dijo levantar juego clandestino, contó que había cobrado 344 mil pesos por un accidente laboral y parte de ese dinero quería invertirlo en un local de Puerto Iguazú, motivo por el cual viajó en dos oportunidades hacia esa ciudad.



El hombre dijo que “conocí a Estela en el prostíbulo y me di cuenta que no era una prostituta, sino un ama de casa desesperada y decidí ayudarla llevándola a mi casa con su hija”.



Pese a tener una coqueta casa a una cuadra del prostíbulo, Arriola dijo que casi siempre se quedaba a dormir en el burdel “con Yésica, que era mi novia”.



El imputado dijo que llevó a la adolescente a su casa por pedido de su madre. “Le dí trabajo en mi bar. Ella hacía los mandados y yo le daba 50 pesos, aunque en realidad me salía mucho más caro porque también le di un celular para que hable con su padre y sus hermanas en Puerto Iguazú. Yo sólo buscaba sacarla de la droga”, agregó.



Pese a que la adolescente tenía tatuado su nombre, Arriola explicó que “en todo momento yo me negué a que se hiciera tatuajes porque es algo peligroso, pero ella insistió y finalmente en Córdoba se hizo dos: uno en el brazo con mi nombre y otro en la ingle”. La chica, en su denuncia, dijo que fue obligada a tatuarse el nombre de Mario, a quien acusó de haberla abusado varias veces.



Para explicar sus dos viajes a Puerto Iguazú, Arriola dijo que “la primera fue para buscar al hijo mayor de Estela para que trabaje en una panadería” y que en la siguiente ocasión fue en busca de Fany “para que regresara con su madre a Buenos Aires y se tratara de su adicción”.



Por su parte, Martínez, buscó mostrarse como una víctima más de una red de trata. Dijo que fue llevada bajo engaños a Buenos Aires y que luego le aseguraron que necesitaban a su hija para que cuidara al hijo de la encargada del burdel. La mujer señaló que “apenas dejé Puerto Iguazú, mi esposo hizo una denuncia por abandono de hogar y me dijo que no volviera más a Puerto Iguazú. Lo que yo quería era llevar a mis hijas y poder rehacer mi vida en Buenos Aires”.



En el mes de julio de 2008, Martínes viajó a Buenos Aires con fines laborales y al poco tiempo se comunicó con su hija Fany para que hiciera lo propio para trabajar como niñera. Desde Buenos Aires le enviaron el pasaje y esperaron a la menor en Retiro, desde donde la llevaron directamente al prostíbulo de Pablo Podestá.



Arriola habría abusado de Fany, de acuerdo con la denuncia que realizó en febrero de 2009 en Puerto Iguazú. En Pablo Podestá, la Policía Federal rescató a las hermanas de Fany y detuvo a Arriola y a Martínez, quienes terminaron procesados y hoy podrían ser condenados.



 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas