SEGUINOS

POSADAS

Destacan diversidad que aporta rentabilidad a las chacras

A diez años del inicio del cultivo de la vid en Misiones, la experiencia está consolidada y los productores consiguieron la validación sanitaria de las variedades que se siembran en la tierra colorada (Venus, Moscatel Paoloski,  Riesling, Niágara Rosada, Tannat, Isabel y Sirah). Pero aún deben superar los inconvenientes de no contar con una cámara de frío para almacenar la uva cosechada y del intermediario, que hace de nexo entre el colono y el comprador de la fruta.

Agricultores de Cerro Cora, Olegario V. Andrade y Cerro Azul reconocieron -ante el diputado provincial Ricardo Maciel (Frente Renovador) – que uno de los mayores problemas es que no pueden vender en forma directa su producto al mercado.



Como salida a este escollo, el legislador les propuso unirse y conformar una cooperativa para negociar y comercializar sus productos al Mercado Central, supermercados de la provincia o fruterías. Fue durante una visita que realizó a las chacras de varios productores de uva, que han mejorado la rentabilidad de sus emprendimientos con la incorporación de este cultivo. Incluso, algunos comentaron que de la producción de tabaco pasaron a los frutales. Tal es el caso de la familia Schworer, que en la actualidad cosecha alrededor de catorce mil kilos de uva por hectárea. Con orgullo exhiben parrales muy bien organizados de la variedad Venus, Moscatel Paoloski y Riesling. Además poseen plantaciones de durazno, ciruelas y hortalizas.



En ese contexto, el diputado señaló que “hace unos años, el productor perdió el entusiasmo por innovar”. Por ello, consideró que es necesario volver -junto el Estado provincial, el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) y las organizaciones – a incorporar tecnología y capacitación en las chacras misioneras. Advirtió que “es un desafío, para conseguir una chacra rentable”.



Para imitar por su rentabilidad




El cultivo de la vid se ha convertido en una alternativa de diversificación y una actividad rentable, de acuerdo a las manifestaciones de agricultores misioneros y técnicos del INTA. Según contó Carlos Miller, productor de Andrade, “de una hectárea de uva cosecho alrededor de diez mil kilos de uva, que la vendo entre ocho y diez pesos el kilo”.



Para graficar la rentabilidad de este cultivo, Alejandro Piekun, técnico del programa Frutales del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), observó que “es con una hectárea de uva el colono llega a ganar más dinero que por diez hectáreas de yerba”. Por eso asegura que “la vid hoy podría ser una excelente opción para diversificar y reconvertir, porque es muy rentable, incluso más que el tabaco y la yerba”.



Maciel insistió en que “experiencias como la producción de uva de la zona de Cerro Azul, se pueden replicar en otros puntos solo con el compromiso de los mismos colonos”. A modo de ejemplo recordó que fue difícil el cambio cuando en Misiones se comenzó a incursionar con la yerba mate implantada. Hoy, según entiende, “es posible entusiasmar a otras familias por medio de la promoción y visitas a las chacras, para conocer las ventajas de esta actividad”.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas