SEGUINOS

POSADAS

Destruyen armas incautadas en operativos contra cazadores furtivos

El Ministerio de Ecología destruyó en el Parque El Puma, de Candelaria, cerca de cien armas que fueron secuestradas en distintos procedimientos realizados en los controles a cargo de guardaparques, guardafaunas e inspectores forestales, utilizadas en su gran mayoría para comerte delitos ambientales y en otras ocasiones, como elemento de seguridad de aquellos que infringen las reglamentaciones vigentes.

Junto a las armas, en la mayoría de los casos, se secuestraron otros elementos destinados a la caza y a la pesca furtiva, como así también al apeo ilegal de madera nativa, que fueron secuestrados y destruidos, o que quedaron a disposición de la justicia en las distintas jurisdicciones donde se cometieron las infracciones.



En esta oportunidad, cerca de cien rifles y escopetas de distintos calibres se destruyen con la intención de que estas armas no vuelvan a ingresar al circuito de la ilegalidad y de los delitos contra el ambiente, en una provincia caracterizada por su fauna nativa, con ejemplares únicos en peligro de extinción a causa de las actividades depredatorias.



En los últimos tiempos, desde el Ministerio de Ecología se intensificaron las acciones de control y vigilancia dentro de los parques provinciales y de las áreas naturales protegidas, ya sean de carácter pública o privadas, como así también en las propiedades con monte y fauna nativa, donde se detectaron constantes infracciones a las leyes XVI número 8 (Antes Ley 1040 y Decreto Reglamentario 3271/79); Ley XVI Número 11 (Antes Ley 1279 y Decreto Reglamentario 532/82) y Ley XVIII Número 28 (Antes Ley 4428).



La existencia de estas armas demuestra que el personal del Ministerio de Ecología se enfrenta a personas que van fuertemente armada no sólo a cazar sino también a defenderse en su accionar delictivo, tal como se expuso en innumerables oportunidades tanto ante las máximas autoridades de la provincia, como de la Nación, en la búsqueda de soluciones definitiva a esta problemática.



Esta situación está en conocimiento además de las fuerzas de seguridad provincial y federal, ya que son las que acompañan a los guardaparques en los procedimientos, brindando la seguridad necesaria ya que como queda demostrado, los infractores andan fuertemente armados.



La policía de Misiones y la policía federal, la Gendarmería y la Prefectura son fuerzas que prestan seguridad al personal del Ministerio de Ecología en los diferentes procedimientos que se realizan, con más frecuencia, en las zonas de frontera con Brasil, al este y al norte de la provincia, aunque el accionar no se limita a esas zonas.



La particularidad de la selva y el fácil acceso a Misiones por pasos fronterizos no habilitados hacen que ingresen al territorio argentino y armen campamentos, sobrados, saleros que se utilizan en varias salidas, hasta que son detectados por el personal que realiza permanente controles tanto en las zonas protegidas como reservas y en las regiones que cuenten con monte nativo.



En esta oportunidad, se destruyeron cerca de cien armas, y otros elementos utilizados en prácticas contra de la flora y de la fauna de Misiones, que más allá de los ribetes culturales de la población que los utiliza, la portación de armas ponen en riesgo la vida de los inspectores de Ecología.



 



 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas