SEGUINOS

Sin categoría

Detuvieron a un hombre y buscan a ex boxeador por el doble crimen de San Ignacio

Un hombre oriundo de San Ignacio quedó detenido este lunes por el homicidio de una pareja de ancianos y la Policía solicitó la colaboración de la población para hallar a un ex convicto que tendría relación con el caso que conmocionó a la provincia. El buscado es un ex boxeador que ya purgó una condena por el crimen de su novia. Desde la Policía dijeron que el prófugo es José Aníbal Meza, de 32 años, un hombre morocho, de contextura física robusta, 1,70 metros de estatura. El hombre había fijado domicilio en el barrio A-4 de Posadas pero allí no fue hallado por los investigadores.

Por el hecho quedó detenido este lunes un hombre oriundo de la zona del Teyú Cuaré, Pedro Pablo Colman (30). Los investigadores explicaron que el individuo fue visto en el coche de la víctima y también le daba alojamiento a Meza en su vivienda, que está ubicada en una chacra próxima a la de los ancianos masacrados.

En principio no existen demasiadas evidencias en su contra, pero los investigadores y el juez de Instrucción Ricardo Balor creen que al menos tiene algún conocimiento de cómo ocurrieron los hechos. Es por eso que se decidió su detención.

En un primer momento el hombre no fue encontrado, pero apenas se enteró a través de sus familiares que la Policía lo andaba buscando, se presentó en la Comisaría de San Ignacio.

El pasado 5 de julio, un aborigen mbyá que caminaba por un sendero, se topó con un cadáver y avisó a la Policía, que no tardó en constatar que en realidad se trataba de un sangriento doble homicidio.

Las víctimas, Luis Lesinzki (70) y Ondalina Sibre (72) fueron salvajemente atacados en distintos momentos. El doble crimen fue cometido probablemente el 1 o 2 de julio.

La hipótesis más firme que se maneja hasta el momento es que la pareja fue asesinada durante un robo, ya que en la vivienda no se halló una suma cercana a los 20.000 pesos que habían percibido por la venta de un lote de pinos y algunos animales que criaban en la chacra.

Los médicos forenses aportaron datos escalofriantes. La mujer fue salvajemente golpeada: tenía fracturada la mandíbula y algunas costillas. Además, recibió dos martillazos en la cabeza que le terminaron provocando la muerte y dos machetazos que, se cree, fueron asestados cuando la víctima yacía en el piso del dormitorio. Esto hace suponer que fue torturada para que confesara dónde estaba oculto el dinero.

Para los policías que trabajan en el caso, la mujer fue sorprendida en la casa, en momentos que se hallaba sola. Cuando ya escapaba con el botín, se topó con Luis, que regresaba a su casa cargando su escopeta calibre 16. El o los delincuentes también lo atacaron con un machete u otro elemento filoso. Dos de las heridas fueron producidas desde atrás y la tercera, que le seccionó el cuello, desde adelante. Esto hace presumir que Lesinzki ya estaba en el suelo, sobre su escopeta, cuando fue rematado.

El hecho de que el anciano también haya sido asesinado hace suponer que el autor del hecho era una persona conocida y quizás con cierto trato de confianza con la pareja. Esto le permitió ingresar en la casa sin levantar sospechas. Además, el ataque habría sido sorpresivo, ya que en el lugar no se hallaron signos de lucha.

Antecedente

Meza fue condenado por haber asesinado a su novia, Karina Soledad Villán (18) el 7 de febrero de 2003. En esa oportunidad, la chica salió de una residencia del barrio Nuevo Amanecer, donde se realizaba una fiesta, para retornar a su casa, donde nunca llegó.

Según los testigos, de esa casa salió junto a Meza, situación que el hombre reconoció, pero dijo que la dejó en cercanías del barrio porque la víctima le dijo que en esa zona vivía un ex novio que podía ponerse celoso y agredirlo.

Sin embargo, para la Justicia quedó probado que el por entonces boxeador la llevó hasta un descampado, donde la golpeó y estranguló cuando la chica se resistió a ser abusada sexualmente.

Antes de escapar, el imputado enterró el cadáver cerca de un arroyo, donde fue hallado tres semanas después.

Un familiar de Meza se convirtió en un testigo clave, ya que fue obligado a colaborar en el ocultamiento del cadáver bajo amenazas de muerte.

Tras cumplir parte de la pena, Meza fue beneficiado con la libertad condicional en 2009. Hasta principios de este mes cumplió con las presentaciones que debía realizar ante el Patronato de Liberados. Sin embargo, tras el crimen de la pareja, desapareció de los lugares que solía frecuentar.

 

 

 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.