SEGUINOS

POSADAS

Día de la memoria: a mí no me detuvieron, a mí me secuestraron

Estas son las declaraciones de una víctima de la dictadura de 1976, Antonio Escobar, en el marco de las actividades de conmemoración de aquella fecha. Comentó que lo detuvieron por un día junto a sus compañeros sindicalistas del gremio rural Fatre, actual Uatre (Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores) en la seccional de Virasoro. “Como no tuvieron pruebas concretas nos soltaron pero nos estuvieron persiguiendo mucho tiempo”, explicó.

A partir de allí, sus activas participaciones en movimientos sociales y en la Juventud Trabajadora Peronista cesaron, porque también corrían peligro sus familias. “Pasamos al momento de la clandestinidad, y en julio de 1977 fui detenido en Puerto Mineral, en realidad no fui detenido, yo fui secuestrado”, señaló la víctima.



Con respecto al secuestro, comentó que lo vendaron y lo tiraron en el baúl de un “Falcon”, y lo trasladan a – lo que tiempo después descubrió que era – el Barrio Rowing. Además, agregó que todas las torturas que se comenta le sucedieron. “Me colgaron en un árbol con las heladas de julio, mojado y esposado, me pusieron la picana en los testículos, en la planta de los pies y debajo de la lengua”, lamentó.



Como secuela física de aquellas atrocidades, tiene una hernia en el abdomen. Pero las verdaderas consecuencias que duelen, son de las otras.



“Todavía falta mucho por hacer justicia, tengo compañeros desaparecidos que es obvio que han muerto, pero no descansaré hasta descubrir quién los mató y dónde están sus cuerpos”, apuntó.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas