SEGUINOS

POSADAS

Dicen que desde el 2008 hay un “nuevo escenario” para el empleado legislativo

El dirigente greamial Alberto Penayo dijo que, como trabajador de la Cámara de Representantes y Secretario General del Sindicato de Trabajadores Legislativos de Misiones (en trámite), “no puedo dejar de tomar postura frente a los cambios que se realizaron a partir del año 2008 hasta la fecha, dentro del Poder Legislativo de la provincia”. En tal sentido, destacó que su titular, Carlos Rovira, “incorporó mejoras al salario de manera constante y sistemática, brindó y motivó la capacitación del plantel del personal, cambió la estructura edilicia y con el, las condiciones de trabajo, inyectó esperanza y felicidad, abrió de esta manera el diálogo con el trabajador en igualdad de condiciones”.

Comunicado



Para los ciudadanos, no es una novedad que este Poder ha sido durante varias décadas un espacio de contiendas políticas de sectores, que se enquistaban y mantenían un discurso apegado a las necesidades de éstos, con un único fin, responder o imponer, ignorando totalmente su principal patrimonio, el plantel del personal, a quienes se otorga la responsabilidad de llevar adelante la maquinaria indispensable para la vida democrática de nuestra sociedad, aún así no pasábamos de ser un mal necesario.
 
Durante esos años, el trabajador de este Poder, para lograr mejoras en su salario o que sus condiciones en el trabajo sea mejor, lo hacia a la vieja usanza, sujeta a los aciertos en su elección o a la partencia política partidaria, en muchos casos a la propia imaginación del mismo, siempre era cuestión personal y no colectiva. Las decisiones de las gestiones en el rubro trabajador, no atendían las necesidades del conjunto, el trabajador era considerado “un paria”, se llegó a prohibir que se reunieran mas de tres, situación que llego a ser considerada “conspiración”, se colocaron cámaras por todos lados, a fin de espiar, todo esto parece que sucedió hace años y que fuera contado por libros de historia, extraídos de una época nefasta de la Argentina, que todos conocemos y no queremos, lamento desilusionar, pero fue hace apenas antes de la actual gestión.
 
Esta mirada es indispensable para entender nuestro presente, fijar postura para nuestro futuro y no permitir que viejas idas renazcan en nuevos políticos.
 
La actual gestión que encabeza el Ing. Carlos Eduardo Rovira ha implantado sobre esa vieja matriz que se replicaba año tras año, otra totalmente distinta, incorporó mejoras al salario de manera constante y sistemática, brindó y motivó la capacitación del plantel del personal, cambió la estructura edilicia y con el, las condiciones de trabajo, inyectó esperanza y felicidad, abrió de esta manera el diálogo con el trabajador en igualdad de condiciones, es por todo esto que debo marcar por lejos que estamos frente a la mejor gestión que tuvo la Cámara en los últimos 30 años o más, demuestra lo importante que es para él, sus trabajadores.
 
Reconcilió al conjunto de los trabajadores de este Poder, más allá de su pertenencia política, y nos obliga de esta manera a nosotros dirigentes gremiales a redoblar la confianza en su gestión y trabajar el doble en este nuevo presente y futuro, que entiendo amplio y generoso para el trabajador, que desde el sindicalismo en lo que a mi respecta voy a apoyar y buscar ser participe en estos nuevos tiempos, que gracias a Dios ya está en marcha.



Alberto Ramón Penayo
Dirigente Gremial



 




 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas