SEGUINOS

POSADAS

Dictan el procesamiento a falsos inspectores de la Afip

El Juzgado Federal de Eldorado dictó el procesamiento de los dos falsos inspectores de la AFIP que en el año 2007 fueron hallados en la localidad de Puerto Iguazú, quienes se identificaban como funcionarios de este Organismo y solicitaban dinero por un espacio publicitario, y pedían una suma de dinero a cambio, insinuando que de esta manera no serían fiscalizados. La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) Regional Posadas alertó a los contribuyentes de la presencia de falsos funcionarios que invocando el nombre de la entidad cometen estafas a través de la venta de inexistentes espacios publicitarios y protección impositiva.

A través de una comunicación telefónica que realizó un contribuyente a la Sección Penal, dimos intervención inmediata a la Fiscalía y se concretó dentro del mismo día una nueva visita con los estafadores. Personal de esta Sección Penal se constituyeron en forma inmediata en el lugar y mediante el libramiento de una orden de allanamiento y requisa pudieron ser detenidos en la zona.
 
 El 7 de junio 2007 en Eldorado un contribuyente denuncia a esta Dirección Regional que dos personas de sexo masculino quienes refirieran ser de la AFIP, exhibiendo sus ‘falsas’ credenciales y realizando una “supuesta fiscalización” al comercio, encontraron ciertas anomalías a lo que le pidieron una suma de $3000 a cambio de la venta de espacios publicitarios en una revista y protección impositiva, y que al día siguiente pasarían a recoger el dinero.



Ese mismo día en Iguazú sucedió una historia similar con otro contribuyente, cuando dos personas se presentaron como inspectores de la DGI, el contribuyente les pide su  credencial para verificar su identidad, y le dicen  que se la habían olvidado  en el auto, se fueron a buscarla y se retiraron del lugar. Al día siguiente, siguieron en varios comercios solicitando dinero a cambio.



En otra oportunidad, solicitaban $15.000 y dijeron que estaban recaudando fondos para la elaboración de un boletín de información fiscal.



El 9 de junio, se presentaron estos falsos agentes en un hotel de Iguazú, pidieron la reserva por dos noches, exhibieron sus falsas credenciales, y solicitaron una factura con los consumos del hotel a nombre de la AFIP DGI.



A modo de ilustración y en propias palabras de un contribuyente: “decían que eran inspectotres de la AFIP, los hago pasar a mi oficina a conversar y empezaron a mirar mi oficina, me preguntaron de la impresora fiscal si estaba a mano y quisieron tocarla. Entonces yo les respondi que eso no podían tocar porque yo sabia que el personal de la AFIP que viene, trae una notebook, para extraer los datos de la impresora fiscal, y ellos tenian un maletin con formularios y revistas, pero ninguna notebook. Entonces se detuvo y me solicitaron el libro de IVA compra/IVA ventas a lo que yo les respondi que lo tenían mi contador. Que en esos momentos no se encontraban en el lugar y luego fueron buscando diálogo en la actitud de mucha confianza a lo que ellos querían llegar, el pedido de dinero. Yo les pregunte si habían venido con anterioridad a la ciudad de Puerto Iguazú y me dijeron que nunca habia estado, eso fueron los primeros motivos para desconfiar. Ellos estaban muy bien instruídios y yo sentía que me presionaban. Decían que ofrecían un “respaldo tribuitario”, me preguntaban si tenían algún problema con la AFIP y yo les conteste que no, y entonces me djeron que si yo llegaba a tener algún problema que ellos tenían influencia en todos los sectores del ministerio, de economía, como para solucionarme todos los problemas. Me trataban de convencer que era una solución ante cualquier tipo de problema, diciéndome que eso tenia un costo y que tenia que abonar en efectivo o con valores (cheques) y me hablaron que se manejaban en costos de $1.500 a $15.000, tenian una tabla que se manejaban según el contribuyente… quedamos que volverían al día siguiente.”



Ese mismo día el contribuyente en cuestión se comunica con su contador y le cuenta lo sucedido, a lo que este le dice “son truchos” e inmediatamente informan a la Dirección Regional Posadas, la cual les comenta que no se estaban realizando operativos en la zona.



Frente a la comunicación telefónica, personal de la Sección Penal de la Dirección Regional se constituyó en forma inmediata en el lugar, dando intervención a la Fiscalía Federal de Eldorado y mediante el libramiento de una orden de allanamiento y requisa pudieron ser detenidos en Iguazú.



Entre los elementos secuestrados había: credenciales plásticas con la leyenda “informe impositivo publicación oficial para el personal de la DGI”, y otra que solo decía DGI, sellos, talonarios de facturas donde surgian nombres apellidos, montos, planillas con nombre de fantasia. Cheques, celulares, billetes de moneda nacional, tarjetas personales y de comercios.



Prestaron declaración indagatoria, previa designación de un abogado defensor y solicitud de eximición de prisión, la que  les fue concedida por el juzgado.
En el marco de la acusa se requirió informe a  la AFIP para ver si los citados eran agentes del organismo,  respondiéndose que no.



El 29 de octubre de 2010 el juez federal de Eldorado, José Luis Casals, dispuso el procesamiento de los dos imputados por considerarlos prima facie autores penalmente responsable de dos hechos del delito de usurpación de autotridad, titulo y honores -art. 246. inc. 1 del código penal-, establece: será reprimido con presión de un mes a un año inhabilitación especial por doble tiempo. El que asumiere o ejerciere funciones públicas, sin titulo o nombramiento expedido por autoridad competente… y estafa -art. 172 del código penal-  será reprimido con prisión de un mes a 6 años el que defraudare a otro con nombre supuesto, realidad simulada, falsos titulos, influencia mentida, abuso de confianza o aparentando bienes, crédito, comisión, empresa o negociación o valiéndose de cualquier ardid o engaño. 



Se trabó embargo de sus bienes por la suma de $5000 a cada uno de ellos y se dio intervención a la Fiscalía Federal por la presunta comisión del delito de uso del documento público falsificado previsto en el art. 296 en función del 292 del código penal que establece el que hiciera uso de un documento falso o adulterado, será reprimido como si fuere el autor de la falsedad. En el caso de la pena es de hasta 6 años de prisión.



De todos los casos similares que existen en el país, este tuvo particular relevancia porque fueron identificados y detenidos inmediatamente, aunque luego de declarar, fueron liberados por tratarse de un delito excarcelable, pero también porque es uno de los pocos casos donde la justicia federal pudo sostener la competencia -federal- valga la redundancia, ya que en la mayoría de las regiones tramita como “estafa” a particulares, interviniendo el Juzgado de instrucción (provincia).



Aquí la usurpación de títulos y honores y estafa fue acreditada en al menos 2 casos, en grado de tentativa de estafa en 3 casos y acreditada la usurpación de la calidad invocada como delito autónomo en 1 hecho.



Es de destacar este tema porque casos parecidos sucedieron también en otros puntos del país en otras direcciones regionales, y es por eso que se debe prestar mayor atención frente a estas situaciones.



Por ello, desde el organismo recordaron que la Administración Federal no vende espacios publicitarios de ninguna clase ni tampoco promociones telefónicas, que ningún funcionario está autorizado a recibir dinero por cuestión alguna en el ejercicio de la función, y que los únicos mecanismos válidos para el tratamiento de las cuestiones tributarias y previsionales de los contribuyentes son los legalmente establecidos por las normas vigentes.



Por último, solicitaron a los contribuyentes que ante la sospecha de ser visitado por un falso inspector que manifieste pertenecer a esta Administración Federal, se comuniquen al 0810-999-2347 o ingresen a la opción “Credencial Virtual”, disponible en la página web del Organismo (www.afip.gov.ar), a fin de verificar la identidad del funcionario que lo visita. Instamos a que denuncien estas anomalías, a fin que podamos construir una mejor conciencia colectiva.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas