SEGUINOS

PROVINCIALES

Docente agredida en una escuela especial: “Temo por la integridad de mi familia”

El hecho se registró el viernes cerca de las 12:40, en la Escuela Especial 46, ubicada a la altura del kilómetro 1 de Eldorado. En declaraciones a /6d, Graciela Taboada brindó detalles de cómo sucedió el hecho de agresión de la que fue víctima. “Ese día me presenté a trabajar como lo hago habitualmente. Durante los primero 40 minutos realizamos atención individualizada de los chicos con discapacidades severas. El resto de ellos ingresan a las 13:40”, así comenzó el relató la docente.

“Me encontraba con las colegas sentadas en la Dirección, cuando se acerca Mirta Dávalos (la presunta agresora) al portón y golpeó el candado. Al atenderla  dijo quería hablar conmigo y con otra docente, con un tono de enojada,  acusándome de gritarle  a uno de sus hijos y de mandarle a limpiar la escuela. Le dije que se tranquilizara y que hablaríamos los tres. Estaba muy exaltada  y a los gritos. Cuando me di vuelta me toma de los cabellos, arrastrándome por el piso varios metros. Una de mis colegas que estaba cerca del lugar le pegó un grito. Cuando pude levantarme lo único que atiné a decirle  es que le haría una denuncia. Subí al auto y conduje hasta la policía”, relató. 

Señaló que lo único que hizo días atrás era llamarle la atención a uno de los hijos de la mujer para que no lo atropellara un auto. “Ese día realizamos una acta y convocamos a cinco padres para que revean la situación de cómo mandan a sus hijos a clase. Fue la única que reaccionó mal, los demás nos escucharon con tranquilidad”, expresó. 

“Hace 15 años que ejerzo la docencia y jamás me sucedió algo así. Tuve que ir al médico porque me arrancó un poco de cabello y por suerte no tuve lesiones graves. Temo por mi integridad y las de mis hijas”, manifestó Graciela en llanto. 

Según la docente, la mujer posee varias actas por violencia verbal, pero nunca antes había llegado a la agresión. Tiene tres hijos en la institución; uno en el turno mañana y otro por la tarde. “Hoy me siento desprotegida. Fui a la justicia a pedir una perimetral y como no me rompió un brazo o mató me negaron protección. Estoy atemorizada porque tengo una hija adolescente y otra de ocho años. No quiero gastar energía en estas cosas”, indicó. 

Agregó que no es maestra de ninguno de los hijos de la mujer y que por el hecho la separaron temporalmente del cargo. “Quiero quedarme en esta escuela y que el Estado se haga cargo de la contención de esa familia, porque estoy segura que la mujer no está bien”, añadió. 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas