SEGUINOS

POSADAS

Dos mujeres y un hombre serán juzgados por el crimen de una anciana

El debate comienza este martes en el subsuelo del Palacio de Justicia. Ersélide Dávalos (79) fue asesinada a golpes en la noche del 27 de julio de 2001 en el barrio Palomar, de Posadas. La anciana hacía menos de un año que había enviudado por segunda vez cuando dos mujeres y un hombre irrumpieron en su casa y la asesinaron a golpes durante un robo. Por el hecho, están acusados Cristina Liliana Vázquez, Cecilia Rojas y Omar “Kolyno” Jara.

El debate comenzará este martes a las 8.30 en el subsuelo del Palacio de Justicia y el Tribunal estará integrado en su totalidad por jueces subrogantes: Marcela Leiva, Fernando Verón y Selva Raquel Zuetta. La sentencia recién se dictaría la próxima semana.



El crimen ocurrió en la noche del 27 de julio, cuando varias personas irrumpieron en la casa de la víctima con fines de robo y la destrozaron el cráneo a golpes, aparentemente con la intención de que confesara el lugar donde guardaba el dinero que no tenía.



La investigación del caso quedó a cargo de la Dirección de Investigaciones y del Juzgado de Instrucción 1, que detuvo a cuatro jóvenes, a los que luego le revocó el procesamiento. La causa tuvo muchas idas y vueltas hasta que fue aprehendida la última prófuga, a mediados de 2008.



El cuerpo de Dávalos fue hallado por la empleada doméstica que llegó temprano y encontró sin traba el portón de acceso a la casa. Unos segundos después, tirado en un charco de sangre halló el cuerpo de la anciana. La víctima fue asesinada a golpes por ladrones que se llevaron sólo dinero en efectivo y valiosas joyas tras revolver cada uno de los muebles de la vivienda ubicada en avenida Trincheras de San José y Hungría, a metros del Colegio San Basilio.



Dávalos fue sorprendida en la cocina, donde le asestaron once martillazos en la zona de la cabeza, aunque sin mucha fuerza, ya que no alcanzó a fracturarle el cráneo, según determinaron los médicos forenses. La hija de la anciana declaró que el día anterior estuvo hasta las 21.00 con su madre y volvió a su casa porque debía atender a su hija, que estaba con un cuadro de anginas.



La autopsia permitió establecer que la muerte de Dávalos se produjo entre la medianoche y las 2.00 de la madrugada.



La mujer contaba con un sistema de alarma en la vivienda pero casi nunca lo activaba. Esta situación facilitó el ingreso de la banda que atacó salvajemente a la anciana hasta matarla. El caso se demoró en ir a juicio por una serie de marchas y contramarchas en la investigación y luego el pase a la cladestinidad de Vázquez, quien finalmente fue hallada en Recoleta trabajando de moza en un bar. La joven, que ahora se sentará en el banquillo de los acusados, fue hallada mediante una serie de escuchas telefónicas ordenadas por la Justicia.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas