SEGUINOS

POSADAS

Duelo en Misiones por la muerte del obispo Víctor Arenhardt

Lo dispuso el Gobierno en homenaje al primer obispo misionero que cumplía su pastoreo en la Provincia. “Es una jornada muy triste”, admitió el gobernador Maurice Closs, reflejando la extendida consternación que causó la trágica muerte del primer obispo de Oberá, Víctor Selvino Arenhardt (62) y su canciller Hugo Oscar Staciuk (53) no sólo en la feligresía de las Diócesis de Posadas y Oberá, sino en todos los que pudieron conocerlo. “Era el obispo sencillo, cercano” recordaba el sacerdote Armando Vera de Oberá, quien junto a sus pares de la Diócesis harán una misa concelebrada de cuerpo presente en la Iglesia Catedral de San Antonio, donde eran velados desde la noche de este martes los religiosos fallecidos.

Numerosas personas se congregaron desde temprana hora en las afueras del templo obereño para testimoniar sus homenajes y la Policía disponía una guardia de la Escuela Superior para ordenar el paso de las personas. Fue a primeras horas de este martes cuando se conoció la infausta noticia. El accidente había ocurrido bajo una lluvia torrencial cuando a bordo del auto de Staciuk, Arenhardt regresaba de asistir a los actos por los 40 años de sacerdocio del obispo de Iguazú Marcelo Martorell, en la noche del lunes, alrededor de las 22:30. Aparentemente la nula visibilidad y lo resbaladizo de la calzada habrían hecho que el auto se despistara, cruzara el bulevar de acceso a Caraguatay y se estrellara contra un colectivo de la empresa Kruse, cuyo chofer y pasajeros resultaron ilesos.



 



Policías de Caraguatay y Bomberos de Montecarlo trabajaron toda la noche para rescatar los cuerpos de los religiosos de los hierros retorcidos del auto y recién para la 1:00 del martes se pudo identificar al Obispo y su Canciller. La infausta nueva conmovió a Posadas y Oberá. En la Iglesia Catedral de la capital provincial ya comenzaron a oficiarse misas en memoria de los fallecidos, desde las 7.00. Algunas escuelas católicas de Oberá suspendieron las clases y otras aguardaban decisiones de la Diócesis. Las autoridades religiosas, a su vez, se ponían en contacto con la Nunciatura Apostólica para saber los pasos protocolares a seguir en cuanto al velatorio e inhumación del Obispo.



 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas