SEGUINOS

POSADAS

Dueño de concesionaria admite que la estafa es de 200 mil pesos

Carlos Seewald, el dueño de las concesionarias de vehículos afectada por la estafa a Rentas por el no pago del Impuesto a los Sellos en que incurrió una gestora dijo que la maniobra involucró “unos 180 y pico de autos, por una suma de 200 mil pesos”, confirmando que la habían sobredimensionado los medios que llegaron a hablar de 3 millones de pesos. Reiteró además que la gestora denunciada a la Justicia, en la denuncia que presentó la Dirección General de Rentas no es una empleada de sus empresas sino “una gestora externa”.


Explicó que “una vez que la gestora fue denunciada por la DGR, directamente no permitimos que esta persona vaya a pagar Sellos”. Aclaró que no puede hablar de su culpabilidad o su inocencia, ya que eso será determinado por la Justicia, pero debe “preservar mi buen nombre y nuestros clientes”.


 


Las líneas investigativas


 


Las líneas investigativas que se están siguiendo en el juzgado del doctor Miguel Farías perfilaban justamente a una persona vinculada a la concesionaria –inclusive considerada como empleada infiel- como la responsable de la estafa con el impuesto a los Sellos que esa gestora cobraba a los clientes de la empresa pero no realizaba los correspondientes depósitos bancarios, falsificando los formularios impositivos.


 


En la investigación se determinó un total de 189 los vehículos involucrados por lo que la estafa sería de unos 200 mil pesos, ya que para llegar a los tres millones que mencionan versiones periodísticas de la oposición política hubiera sido necesaria la venta de 2.400 vehículos. No son tantos los que comercializa esa firma, la única hasta ahora que aparece en la maniobra, hecho que también habría llamado la atención del juez que investiga la causa. Porque no hay otra concesionaria –de otras marcas- involucrada en esta maniobra.


 


Así también desde ese ángulo investigativo se abona la hipótesis que la responsable del ilícito sería la gestora, personal de la concesionaria.


 


 


 


 


Pero además podrían estar involucrados también los Registros del Automotor que intervenían en las operaciones debido a que los trámites se realizaban con fotocopias de los formularios impositivos y ésta sería la otra hipótesis que están siguiendo los investigadores.


 


 


Ahora Seewald además precisó la forma en que se registraron los hechos explicando que un cliente les fue a reclamar porque en Rentas, donde debía presentar un libre deuda, aparecía como deudas del impuesto a los Sellos que había abonado a través de la gestora que trabaja con la concesionaria. Para ellos figuraba como que había pagado el impuesta pero en Rentas no había tal registro. Ante ello, Seewald presentó la denuncia a la DGR y éste organismo fue a la Justicia haciendo una denuncia penal. “Menos mal que lo encontramos nosotros (la irregularidad) porque si lo hacía antes Rentas iban a desconfiar directamente de nosotros y nos iban a denunciar penalmente”, indicó. Para agregar que, además, para proteger a sus clientes pagaron de nuevo el impuesto que debía haber abonado la gestora denunciada.


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 


 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas