SEGUINOS

POSADAS

Durante 30 años sirvió en el comedor de una escuela, hoy tiene más de 70 y le suspendieron la pensión con la que trataba su demencia

La mujer Nieves Mendoza, vive en una chacrita que ya es capuera en Colonia Gisela. Y uno de los chicos a quienes dio de comer, Julio Núñez, relata la historia que le “duele mucho por la injusticia”. De a ratos la voz se le quiebra: “imagínense la cantidad de chicos que pasamos por ese comedor escolar. Ella no tenía sueldo del Consejo de Educación, sino que cobraba lo que le daba la Cooperadora y si sobraba comida la llevaba a la casa. Había quedado viuda de joven y criaba varios hijos. Tenía una chacrita, en la que también trabajaba”.

Núñez agrega que con los años "tuvo otro compañero y otros hijos. Hoy tiene más de 70 años y cuando me enteré que sigue viviendo en su chacrita, que ahora es una capuera porque ella no la puede trabajar más y que le han suspendido la pensión -lo único que tenía después d etrabajar tanto- y con la que hacía el tratamiento por demencia, siento mucho dolor. No soporto el dolor, por la injusticia", concluye. No sin antes preguntarse si quien toma "estas decisiones no investiga, no averigua. Más de uno de nosotros recuerda el amor con el que esa mujer nos trataba, nos servía la comida".

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas