SEGUINOS

REGIONALES

Efecto Cataluña: tres estados del Sur de Brasil quieren independizarse

Los ciudadanos de Rio Grande do Sul, Santa Catarina y Paraná han sido convocados para participar este sábado en un plebiscito independentista informal, el “Plebsur”.

Dicen aportar más de lo que reciben y merecer una mayor representación parlamentaria en Brasilia. Inspirados por el referéndum ilegal del 1-O en Cataluña, un movimiento separatista que engloba a tres estados ricos del Sur de Brasil ha redoblado sus esfuerzos para independizarse ahora, que el país es víctima de una recesión sin precedentes y los escándalos de corrupción golpean a su clase política.

Los ciudadanos de Rio Grande do Sul, Santa Catarina y Paraná han sido convocados para participar este sábado en un plebiscito independentista informal, el "Plebsur", organizado por el movimiento "El Sur es mi país". Un proceso sin valor legal que servirá para cuantificar cuántos ciudadanos quieren que la región se constituya en un nuevo Estado. Los responsables de la convocatoria, que también instan a los habitantes de estos tres estados a firmar una propuesta legislativa que presentarán a las asambleas regionales para convocar un referéndum formal y vinculante, pretenden movilizar a un millón de votantes en 900 de las 1.190 ciudades de la región. En una consulta realizada en 2016, en la que la independencia obtuvo un apoyo abrumador con un 96% de los votos, solamente votó el 3% de la población.

Los anhelos separatistas de estos estados, más ricos que el resto del país y que cuentan con una población de 29 millones de habitantes (poco más del 10% del total), vienen de lejos. Rio Grande do Sul incluso conoció un breve periodo de independencia hace 180 años.

Pocos analistas esperan que el movimiento tenga éxito en el corto plazo, básicamente porque sus aspiraciones chocan de frente con la Constitución brasileña, pero la peor recesión en la historia moderna de Brasil y el descrédito de la clase política ha impulsado el viejo resentimiento de estas regiones hacia el Gobierno de Brasilia. Cuando falta solo un año para las próximas elecciones generales, el resurgimiento del sentimiento separatista en el Sur es otro indicador de la inestabilidad en la política brasileña.

Celso Deucher, líder del movimiento "El Sur es mi país", asegura que la región aporta en impuestos cuatro veces más de lo que recibe y, en cambio, obtiene un nivel de representación política en Brasilia muy inferior al que merece. Para Deucher, que ve semejanzas entre sus aspiraciones y "la ola contemporánea de insurrecciones contra el centralismo autoritario" que se vive, por ejemplo, en Cataluña, esta "situación injusta" pesa más que cualquier argumento legal. "Allí donde surge el asunto del separatismo, ellos lo prohíben porque la Constitución federal no lo permite. Pero la ley no es inmutable", declara Deucher a 'Bloomberg'.

El movimiento que encabeza, creado en 1992, no es un partido político tradicional, sino una agrupación de ciudadanos insatisfechos con las "arbitrariedades de Brasilia", que se apropia de los impuestos de las provincias australes, explica. Según Deucher, "el Sur es la segunda región más rica de Brasil, tras el Sureste, y en 2014 representó el 16,3% del PIB brasileño". También sostiene que la independencia permitirá revertir "la pobreza" y las "condiciones infrahumanas" que provocan el resentimiento hacia Brasilia de los habitantes de Sur, aunque la región posee el mayor índice de Desarrollo Humano de Brasil y el segundo mayor PIB per cápita del país.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas