SEGUINOS

CULTURA

Egresades 2018: por ahora una expresión juvenil

El lenguaje es la capacidad propia del ser humano para expresar pensamientos y sentimientos por medio de la palabra –al menos así lo hemos identificado hasta el presente- y por extensión es el sistema de signos que una comunidad emplea para comunicarse en forma oral o escrita. Hasta allí las definiciones más sucintas para identificar esta forma de expresión y comunicación que hoy parece puesta en tela de juicio a partir del cuestionamiento que se hace del género.

Es que el español, como otros idiomas ha puesta género hasta a aquellas cosas que no lo tienen como el Sol y la Luna, la flor o el martillo. Y si bien es cierto que los cuestionamientos comenzaron con movimientos feministas, en realidad aparecieron en cuestiones prácticas: identificar a la ministra –cuando primeras ministras accedieron al gobierno en naciones como Gran Bretaña o condujeron guerras como la del Atlántico Sur-. O cuando fueron mujeres las que llegaron a la Presidencia de la Nación, como en el caso de la Argentina –Isabel Martínez de Perón, al fallecer su esposo el presidente Juan Domingo Perón y Cristina Fernández de Kirchner-.

También cuando la legislación civil avanzó en el matrimonio igualitario y empezó a cuestionarse que únicamente hubiera designaciones para lo masculino y lo femenino y entonces se eligió el signo del arroba. Ahora en Buenos Aires, estudiantes que se gradúan este año identifican sus remeras como “egresades 2018”, eligiendo la letra e para evitar la o que en general identifica a lo masculino, y con ello la masculinización del conjunto: cuando hay hombres y mujeres y se debe hacer referencia al conjunto se emplea la o. Los niños del jardín de infantes….cuando hay niñas y niños. Esta cuestión ya comenzó a dirimirse al momento de designar a los defensores de la infancia. Se dice entonces: Defensor de Niños, Niñas y Adolescentes. Ya se ha abandonado la palabra niño como identificadora de niños y niñas y adolescentes lleva una e que no alude al sexo de quien se trata.

Pero cuando los chicos y chicas que se gradúan del secundario deban seguir una carrera o profesión podrán toparse con nuevos desafíos: dentistas, periodistas, artistas, deportistas…

El lenguaje es algo vivo. Por muchos años, la palabra de la Real Academia Española de la Lengua era inapelable, más allá de que la Argentina siempre fue un país que acuñó expresiones nuevas, argentinizó vocablos extranjeros. Con el tiempo el rigor del españolismo cedió paso a las nuevas expresiones y se fueron incorporando nuevas palabras, modismos. Hasta formas de conjugar unas con otras: una formación de aviones cubrió el cielo por una formación de aviones cubrieron el cielo….

Son los pueblos los que terminan decidiendo. Qué destino tendrán estas e incorporadas. Hasta qué punto el egresades se extenderá al habla cotidiana, difícil predecirlo. Por ahora parece una moda juvenil, habrá que ver si la gente la adopta o queda allí, como otra forma de expresarse de grupos de las nuevas generaciones. Es de advertir que los jóvenes siempre buscan innovar. Más allá de que no siempre la innovación llega a concretar la mejor de las aspiraciones. Como por ejemplo, no por dejar de lado la 0 cederá el machismo o la sociedad será más inclusiva. Acaso sólo ayude a ponerse a pensar.