SEGUINOS

ESPECIAL

Ejemplo de superación: eligió el deporte para seguir adelante y hoy se entrena para el selectivo de paracanotaje

Ariel Atamañuk, es misionero y cabo de Gendarmería Nacional, perdió sus piernas en cumplimiento del deber. El 14 de Marzo se cumplen 3 años del accidente y en la actualidad entrena para el selectivo nacional  de la copa del mundo a realizarse en Mayo.

Eligió el deporte para seguir adelante, puntualmente el canotaje adaptado. “Llevo un año en esta disciplina, empecé para que me ayude a la rehabilitación, encontré un deporte. Pasé de la travesía y el paseo al alto rendimiento, hice muchas cosas en poco tiempo y eso me da mucha fuerza para seguir aprendiendo”, aseguró en declaraciones exclusivas a C6DIGITAL.

Una de sus grandes vivencias en este corto plazo, fue remar con la selección nacional de paracanotaje después de haber participado de una demostración en el Estadio Kempes.

“Esto me abrió las puertas al primer selectivo en marzo del año pasado, en Tigre. Me faltó muy poquito para ir al sudamericano en Colombia. Quedé a segundos de la clasificación, logrando el primer puesto en la categoría pero cuarto a nivel nacional”, explicó.

Siguiendo con la trayectoria de Ariel, comentó que “el clasificatorio al mundial fue algo muy lindo, nos dijeron que no había vacantes y de golpe sale un selectivo. Con seis meses de practicar el deporte logré bajar el tiempo y posicionarme cuarto. Con 52 segundos, me confirmó el entrenador nacional que había clasificado al mundial en República Checa”.

“Logré clasificar a la final B, quedé en el puesto 18 de mi categoría KL2 y nos trajimos eso. Al mes fuimos al Panamericano en Ecuador, allá finalicé quinto en kayak”, contó.

 

En la visita por su tierra natal dijo que  “el Paraná es nuestro, soy de acá y me hace muy bien aunque el día esté feo salimos igual, así que aprovecho eso. Voy pasando etapas; 3 meses mirando el techo por todas las lesiones que tuve, volver a sentarme, caminar unos pasos, subirme a un kayak, volar en un avión y viajar para ponerse los colores argentinos. Todavía no tuve la suerte de escuchar el himno pero trabajo en eso, en algún momento llegaré primero”.

En cuanto a la pregunta de qué consejo podría darle a las personas contestó que “hay que valorar la vida, cuidarla mucho porque cuando se apaga la luz, no se vuelve a encender. Hay que saludar al vecino, besar a aquel que tiene al lado. Son pequeñas cosas que uno no le da importancia en el día a día. Cuando uno pasa por una situación difícil como me tocó vivir a mí, te das cuenta que hay un mundo al lado nuestro”.

Descargar Semanario Seis Páginas