SEGUINOS

ECONOMIA

El Banco Central deja de financiar al Tesoro y gana más independencia

image_pdfimage_print

Desde el área de la política monetaria, el Gobierno anunció ayer que lo acordado con el Fondo Monetario Internacional buscará darle mayor independencia y autonomía al Banco Central y también fortalecer su situación patrimonial, para contribuir desde allí a bajar la inflación. No obstante, para este año no habrá una meta a la que se aspirará llegar.

Así lo hicieron saber ayer el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger. “El aspecto más saliente es la eliminación del financiamiento del BCRA al Tesoro”, resaltó Dujovne. Ambos ratificaron que se seguirá con un tipo de cambio flotante, lo cual no significa que no vayan a intervenir si así lo creen necesario.

“Es la receta que se usa en el mundo para luchar contra la inflación”, recalcó Sturzenegger A su turno, Sturzenegger ahondó que son tres los aspectos centrales del acuerdo que le conciernen: por un lado, que se enviará un proyecto al Congreso para modificar la Carta Orgánica que le va a prohibir financiar al Tesoro, aunque lo acordado implica que ya desde este jueves se lleva a cero esta posibilidad.

El segundo aspecto es que, “dado el nivel de reservas acumulados y los fondos que el FMI va a estar aportando”, el Banco Central no se compromete “a comprar los dólares”, lo que los exime de emitir por ese concepto. El tercer elemento fue el pago de las letras intransferibles que el Tesoro colocó al Banco Central, que según dijo Sturzenegger, equivalían a u$s 65.000 millones al inicio del gobierno de Mauricio Macri. Del total, u$s 15.000 millones ya se transformaron en bonos del Tesoro y, el Tesoro ahora se compromete a una compra adicional por u$s 25.000 millones, en tres años.

“Esto se va a utilizar para cancelar el stock de Lebac”, aseguró. Sobre la inflación, ratificó el mecanismo de las metas y reconoció: “quizá nos habíamos puesto metas muy exigentes”. Y dijo que para este año no habrá un objetivo, aunque sí la intención de reducir para llegar a un 21% anual en junio del 2019.

“Este año fue una sucesión de eventos inesperados que nos desviaron sustancialmente”, aseguró. Los objetivos, para los próximos años, quedaron en 17% para 2019, 13% para 2020 y 9% para 2021. “Son metas realistas y cumplibles, y van a ser auditadas”, resaltó Sturzenegger.

De acuerdo con un documento distribuido en la conferencia, el proyecto de la nueva carta orgánica del BCRA tendrá como objetivos, además de los mencionados, reforzar el mandato de estabilidad de precios; dotar al BCRA de la autoridad para establecer metas de inflación, con una anticipación de tres años, en consulta con el Ministerio de Hacienda y asegurar la transparencia en los reportes de la hoja de balance del BCRA, y un nuevo proceso para la remoción de los miembros del Directorio, entre otros.

Fuente: El Cronista.

Semanario Seis Páginas
Semanario Seis Páginas 445