SEGUINOS

NACIONALES

El Banco Central salió a defenderse: “No estamos dilapidando reservas”

image_pdfimage_print

Apenas un par de horas después del cierre de la rueda del jueves, y luego de la venta de otros USD 853 millones en el mercado cambiario, acumuló unos USD 3.000 millones en 4 días, el Banco Central publicó un trabajo de su economista jefe, Andrés Neumeyer junto con su colega Mauro Alessandro. Muy breve y con un par de gráficos, el profesional explicó cuáles son las consecuencias de la compra de divisas por parte del BCRA y la consiguiente acumulación de reservas. Pero también señaló qué es lo que pasa cuando sale a vender.

La conclusión del informe preparado por Neumeyer es más que elocuente: “los activos y pasivos de la autoridad monetaria se mueven de manera sincronizada como consecuencia de las intervenciones cambiarias. Por lo tanto -prosigue el autor- así como la compra de reservas no implica una trayectoria insostenible de los pasivos, la venta de las mismas no representa una dilapidación de los activos”.

 

El mensaje del BCRA, por lo tanto, es que la caída de reservas en divisas también genera como contrapartida una disminución de los pesos circulantes, por lo que se ve compensada.

“La venta de reservas provoca una reducción de la liquidez, empujando las tasas de interés al alza”, señaló el Central en un trabajo firmado por su economista jefe, Andrés Neumeyer

Estos son otros pasajes del trabajo, titulado “Intervenciones cambiarías y el trabajo del Banco Central”:

 

  1. En el caso de la compra de reservas internacionales por parte del Banco Central se genera una expansión en la cantidad de dinero. Si esta expansión no es demandada por algún agente económico, se produce un exceso de liquidez que presiona a la baja sobre la tasa de interés del mercado.

 

  1. Junto con el aumento de las reservas internacionales debería observarse un incremento en sus pasivos no monetarios. Esta es la tendencia observada desde mediados de 2016, período en el cual se acumularon aproximadamente USD 31.000 millones, y el stock de letras y pases netos en términos del PBI pasó de 8,5% a 12,3% en el mismo lapso.

 

  1. Cuando el Banco Central vende reservas internacionales, como en los últimos dos meses, impulsa una contracción de la cantidad de dinero, que podría generar un faltante de liquidez (dependiendo de las condiciones de la demanda de dinero), y presionar a la tasa de interés a la suba.

 

  1. Habitualmente este faltante de liquidez se satisface con la reducción de Lebac y de Leliq. Si la escasez de liquidez llevase la tasa al techo de su corredor automáticamente la misma se proveería con pases activos.

Fuente: Infobae.