SEGUINOS

Jorge Kurrle

El BCRA volvió a vender divisas para contener al dólar, pero no evitó que tocara un nuevo récord: $ 23,22

image_pdfimage_print

Después de varias jornadas sin hacerlo, el Banco Central tuvo que volver a intervenir en el mercado de cambios, a través de la venta de divisas, para contener la demanda del dólar, pero no evitó que en el segmento minorista la cotización marcara un nuevo récord, al subir nueve centavos a $ 23,22, según el promedio de ámbito.com.

Sin embargo, en el mercado mayorista la autoridad monetaria logró frenar la escalada alcista, y la divisa cedió tres centavos a $ 22,69, para cortar una la secuencia de fuertes subas. Operadores del mercado estimaron que la entidad habría vendido unos u$s 100 millones.

Con la noticia de que el Gobierno decidió acudir al FMI para solicitar ayuda financiera (sin contar aún con mayores detalles sobre las condiciones que impondrá al país), muchos ahorristas temen por el escenario económico y financiero de corto plazo (y mediano), por lo cual buscaron refugiarse en la divisa, lo que impulsó con fuerza la demanda en bancos y casas de cambios.

“Es algo lógico, en momentos de turbulencia el vuelo a la calidad acá es comprar dólares”, comentó un operador de la city. Otro resaltó: “Por más que la situación no sea como el 2001, a la gente le aparecen recuerdos de aquella época, se asusta y sale a comprar más y más”.

El BCRA debió sacrificar reservas ya que era la única forma de dar liquidez a los compradores de la divisa para sus giros al exterior. A la par, también, decidió participar, como en los últimos días, en la plaza de futuros. “La presencia oficial durante algunos momentos de la jornada fue definiendo el rumbo del tipo de cambio que terminó el día con una muy tibia corrección”, señalaron en las mesas.

El mínimo del día se registró en el arranque, al tocar los $ 22,45, veintisiete centavos debajo del cierre previo. De inmediato volvieron a surgir órdenes de compra destinadas a cubrir posiciones y atender obligaciones con el exterior que tuvieron un impacto inmediato y llevaron la cotización a un máximo de $ 22,73.

“La escasa participación del Banco Central en los mercados de futuros fue substituida por puntuales incursiones oficiales con ventas en el segmento de contado que desplazaron la cotización de los máximos pero sin poder acercarlas a los mínimos de la fecha”, dijo el analista Gustavo Quintana. Con altibajos y cambios en los precios el dólar mayorista logró terminar la sesión de hoy con leve baja respecto de ayer.

Del lado de la oferta, se mantiene muy bajo el volumen liquidado por la exportación cerealera, a un promedio de estos tres últimos días de u$s 70 millones diarios, que no llega a representar ni un 10% del monto operado en el mercado.

Los potenciales vendedores siguen en un proceso de “wait and see” (esperar y ver), a pesar de la alta tasa de las Lebac, que a 6 días (plazo muy volátil) llegó al 46% y hasta llegó a operarse en el 50%, un nivel por de más de tentador para un corto plazo. A su vez, el plazo de 42 días se pactaba al 42,9%, el de 160 días al 38,50%.

El total operado ascendió en el segmento de contado subió un 10% a u$s 865,1 millones, y en los mercados de futuros MAE se operaron u$s 12,1 millones y con actividad del Banco Central en ambos segmentos del mercado.

El mercado se mantuvo expectante a la reunión que mantenía esta tarde en Washington el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, con la titular del FMI Christine Lagarde en la búsqueda de financiamiento para el país.

“El contexto local pareció querer alinearse con una situación internacional un poco más apacible, pero sin duda con la necesaria asistencia de la autoridad monetaria en el mercado. No está claro todavía si el proceso de tensión cambiaria tiende a diluirse y las opiniones mayoritarias mantienen los pronósticos que anticipan que las turbulencias locales no han finalizado y que aún falta tiempo para una definitiva normalización en la plaza doméstica”, advirtió un informe de PR Corredores de Cambio.

En el mercado de futuros del ROFEX, se operaron u$s 654 millones, de los cuales más del 50% se pactó en mayo a $ 23,205, con una tasa de 39,45% Y el más largo negociado fue julio a $ 24,62, con una tasa de 37,86%. Los plazos subieron más de ocho centavos, aunque el contado bajó tres centavos por las intervenciones del BCRA.

En la plaza paralela local, por su parte, el blue subió cinco centavos a $ 23,55, según el relevamiento de este medio en cuevas del microcentro porteño. El “contado con liqui”, en tanto, trepó ayer 30 centavos a $ 22,68.

Por último, las reservas del Banco Central ascendieron el miércoles u$s 1.818 millones hasta los u$s 57.014 millones.