SEGUINOS

POSADAS

El caso sancionado

Por otra parte indicó que el caso que está en vías de tomar estado público pudo llevarse adelante porque “se cifró demostrar que el abogado estuvo presente en el momento en que se produce el accidente en la vía pública y esa presencia no era casual”. Los familiares de la víctima que fueron quienes hicieron la denuncia, la ratificaron posteriormente.

Explicó que a partir de este hecho, están analizando la posibilidad de recurrir a las imágenes que pueden obtenerse en estos episodios, ver qué grado de calidad de prueba les asigna la Justicia y actuar en consecuencia. Porque en general se dispone de imágenes por filmaciones de noticieros o de fotografías que toma la Policía científica. Imágenes que registran la presencia de estos abogados cuervo o de quienes trabajan para ellos. “Creemos que la tecnología nos puede ayudar a resolver estas situaciones”, insistió.

Cruce de información

A nivel país la tecnología está siendo usada por Cesvi que ha desarrollado el Sistema Integrado Sofía que cruza bases de datos con el objetivo de detectar indicadores fraudulentos. De esta manera, desde hace varios años el sistema detecta indicadores de posible fraude y constituye una herramienta para erradicarlo.

Porque hay organizaciones que se dedican exclusivamente a esto, señala Aiello. Y explica “una gran cantidad de los fraudes son cometidos por particulares que los realizan por primera vez, como el autorrobo o la magnificación de los daños. Pero la otra parte, que en volumen de dinero se lleva la parte del león, está organizada por bandas que o provocan ellas mismas los siniestros o magnifican sus consecuencias, incluso llegan a mutilar a personas que por necesidad o falta de información o acceso a necesidades básicas se prestan a este tipo de prácticas”.

Claro que también se patrocinan jornadas de actualización acerca de los seguros y las formas de enfrentar los fraudes, al tiempo que se ha buscado extender las buenas prácticas anti fraudes a países de la región.

Como cuervos

Hay quienes están convencidos que hace falta apoyo “logístico” para la actividad de estos cuervos “sobrevolando” en los lugares en los que se producen accidentes. Lo cierto es que el personal que actúa en socorro de las víctimas: enfermeros, camilleros, médicos, los conocen. Inclusive pueden identificar los autos en los que se movilizan y que, por lo general, están en las inmediaciones del lugar. Es más hay quienes creen que hasta los policías los conocen. Pero al parecer la cuestión es “quién le pone el cascabel al gato” y con su denuncia contribuye a desbaratar estos procedimientos mafiosos que se cobran víctimas en los segmentos de población más vulnerables. Los pobres con poca información, para los que la ley es algo muy alejado de su realidad y propiedad de “los doctores”. O la desesperación de familiares que les impiden actuar razonando y llevados por una profunda angustia por la pérdida de un ser querido pueden llegar a no advertir qué papeles se está firmando.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas