SEGUINOS

POSADAS

El debate público se centra en obras, no en endeudamientos

El debate en torno del Presupuesto 2011 está girando sobre realizaciones y proyectos concretos, sin generarse endeudamientos, mediante un sistema tributario provincial que amortigua la menor asignación de los recursos federales que devienen de resignaciones de los años ’80 y ’90. Las discrepancias, inclusive, se verifican sobre obras determinadas, sobre proyectos específicos. Que no son muchas porque hasta llegan al consenso proyectos del Poder Ejecutivo, como la creación de un nuevo ministerio, el de Turismo, o la ampliación de otro, el de Educación con la incorporación de Ciencia y Tecnología, que, en otras épocas, hubieran motivado más de una “chicana” política.

Precisamente recordando aquella época, un alto funcionario decía que la garantía del Gobernador está dada en la Cámara, la tranquilidad que supone ese respaldo. Por ejemplo se le solicitó a la Legislatura la creación de la cartera de turismo y se obtuvo. En un gesto ulterior de las coincidencias en el más alto nivel de la Renovación, que disipan toda versión sobre desinteligencias supuestas. “Sucede que frente a un panorama electoral que les sigue siendo adverso, en la oposición juegan a la división para ver si consiguen alguna fractura que les derive votos”, conjeturaba un hombre del oficialismo.



Por cierto, de cara al cada vez más cercano 2011, el Frente Renovador se posiciona con mayor firmeza sin oponentes a la vista, al menos en el primer nivel en discusión: gobernación, primeros puestos de los cargos legislativos, intendencias. Y aunque se niegan a admitirlo en público, sí lo hacen en privado, los partidos que aspiran a concurrir a las generales para disputar segundos lugares.



No son ajenos a esa realidad tampoco los presuntos debates que pretenden por ejemplo desde el Concejo Deliberante. Allí la oposición incursiona una y otra vez en jurisdicciones en las que no tiene injerencia. Tal el caso de la ley de lemas. Olvidando nada menos que se trata de una norma provincial pretende derogarla desde otra instancia legislativa, la municipal. El trastoque de la institucionalidad no les es nuevo. Ya lo habían practicado cuando se quedaron con la presidencia de la Legislatura, a pesar de haber perdido las elecciones, y le llegaron a negar un presupuesto a la gestión gubernativa de Carlos Rovira.



Justamente la fresca memoria de aquellos aciagos días, en que se tuvo que gestionar con un cálculo de gastos y recursos del año anterior, revaloriza la realidad actual, en  la que Maurice Closs puede contar con un análisis responsable de las iniciativas que envía a la Cámara.



Un escenario que este año no registró ningún momento de tensión, a diferencia del año pasado cuando el ex presidente de Electricidad de Misiones sociedad anónima Héctor López Ricci introdujo variantes de enfrentamientos negando una situación difícil en la economía y las finanzas de la prestataria. Como se le hizo notar en el afán de remediar los problemas. Un año después su sucesor Sergio Ferreyra sincera números, admite deudas y muestra refinanciaciones. Y no hay sobresaltos de ninguna naturaleza. Porque no hay razones y lo que en su momento se dijo inclusive desde estas columnas fue corroborado con el tiempo.



Identificar los problemas es el primer paso para llegar a las soluciones. Lo sabe muy bien este gobierno que inclusive ha enfrentado más de una advertencia en contrario cuando sacó debajo de la alfombra problemas muy graves como la venta de bebés, la trata de personas, para enfrentarlos con acciones y con legislación. “Agigantar coincidencias y achicar diferencias” es una recomendación en los primerísimos niveles, porque efectivamente son estilos distintos los de las dos principales figuras de la Renovación, presidente y vice. Lo que no quiere decir que no desanden el mismo camino detrás de idénticos objetivos, observan.



El mantenimiento primero, la profundización después, del modelo inaugurado en el 2003 ha llevado a la concreción de obras como la del Hospital Escuela que acaba de transitar su primer gran desafío, una compleja intervención quirúrgica. O a las de modernización que están transformando Posadas: las cuatro avenidas, la repavimentación de calles, la modernización del anfiteatro Manuel Antonio Ramírez, del Museo Aníbal Cambas. Porque habrá opositores que no estarán de acuerdo. Pero las discrepancias siempre serán sobre obras concretas que, en rigor, tienen un único destinatario: la gente.



Objetivo en el que todos pueden identificarse. Al que no son ajenos los médicos que intervinieron al joven de Montecarlo en procura de que acceda a una mejor calidad de vida. El entusiasmo con el que dieron cuenta a la prensa de los resultados positivos de la intervención, lo testimonia. Porque el hospital público de referencia de Misiones estaba dando respuesta a un problema médico que se habían negado a afrontar hasta centros de mayor complejidad.



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas