SEGUINOS

POSADAS

El delicado equilibrio entre lo espiritual y lo turístico

La construcción de una moderna capilla, con capacidad para 100 feligreses sentados, que mediante paneles vidriados permitirá visualizar la gigantesca Cruz, comporta otro avance del Parque Temático de Santa Ana, que se va imponiendo como atracción turística y como centro de fe cristiana. La reciente vista del nuevo nuncio apostólico el arzobispo suizo Emil Paul Tscherrig, comportó un segundo respaldo vaticano, luego de la participación de su antecesor en la inauguración del Parque, en abril del 2011. Lo publica el Semanario /6p en su edición Nº 132

El subsecretario de Gestión Estratégica, Sergio Dobrusin, señala este respaldo y recuerda que el mismo obispo de Posadas Juan Rubén Martínez ha destacado la inserción e parque en la historia cultural y religiosa de Misiones. Al punto que se creó la Vicaría de Loreto y Santa Ana, designando allí al padre Alejandro Ferreira “una excelente persona, compenetrada con todo este significad espiritual”.

Observó que, justamente, es ése el perfil del Parque: naturaleza y espiritualidad. Que ahora se afianzará en lo religioso con la capilla, “por lo que ha sido una bendición esta vista del Nuncio”, precisó en una entrevista exclusiva con Jorge Kurrle, en el programa /6p de /c6

“La idea fundamental es que mire a la Cruz para completar la dimensión espiritual con un espacio para rezar, de recogimiento. Y también para casarse, para bautismos, porque también el Parque dispone de servicios para eventos”, explica. Y añade que, inclusive de noche, se podrá visualizar la Cruz iluminada por un millón 200 mil luces lets de colores o con las combinaciones de los reflectores de luz blanca. Hizo notar que hay juego de luces los viernes y sábado, días que en la semana funciona el restaurante ubicado al pie de la Cruz funciona también de noche.

Una continuidad política

Dobrusin destacó que la concreción de este nuevo atractivo turístico fue posible “por la continuidad del proyecto político que gobierna Misiones, porque hubiera sido imposible concretarlo en uno o en dos períodos de 4 años. Fue arlos Rovira quien tuvo la visión, la idea y fue Maurice Closs quien lo llevó adelante y lo desarrolló”. Para añadir que precedió a la obra, años de trabajo, de investigación hasta arqueológica a partir de la intención de poner en valor el emblemático Cerro de Santa Ana. (www.seispaginas.com)

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas