SEGUINOS

NACIONALES

El Gobierno argentino reconoce que el ARA San Juan realizaba tareas de espionaje

En su informe habitual ante el Congreso argentino, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, reconoció que el submarino ARA San Juan –desaparecido hace cuatro meses– no solo estaba realizando tareas de adiestramiento.

En primer lugar, sostuvo que “el objetivo táctico prioritario” del patrullaje que hacía la nave era la “localización, identificación y registro fotográfico/fílmico” de buques frigoríficos, logísticos, petroleros, de investigación de otras banderas y/o que se encontraran realizando alijo con un buque pesquero.

 

Pero, además, detalló que sus “objetivos materiales secundarios” incluían relevar y vigilar “buques y aeronaves que operan desde las Islas Malvinas”. Asimismo, el funcionario señaló como fuente un documento supuestamente clasificado como “confidencial” pero que había sido difundido por varios medios de comunicación.

La actividad de la flota británica en las Malvinas

De acuerdo con el Cronista Comercial, el mencionado texto sostenía que “es de interés de este comando obtener la identificación mediante imágenes fotográficas o video de los buques de interés en dicha área (denominada ‘Juliana’) y registrar su actividad”.

Allí, además de los objetivos anteriormente mencionados, se especificaba la necesidad de registrar los movimientos de “aeronaves RAF130 (de la Real Fuerza Aérea británica) y aeronaves de gobernación Malvinas”.

El 15 de noviembre, último día que desde el submarino se comunicaron con la base, comenzaba la llamada fase II de la etapa 4, donde se iba a proceder a realizar un ejercicio de “ataque submarino”.

Actualmente, tal como informó La Nación, solo los destructores La Argentina y Sarandí, pertenecientes a la Armada, continúan la búsqueda del sumergible. Estas dos embarcaciones se mantienen en la zona donde presuntamente se hundió el ARA San Juan realizando un mapeo del fondo del mar a través de sonares. (actualidad.rt.com)

Descargar Semanario Seis Páginas